POCO es la nueva submarca de Xiaomi, un proyecto liderado por antiguos integrantes de la firma líder y que aspira a crear dispositivos de gama alta a precios de derribo, algo que les permitiría competir con los pesos pesados del mercado –al menos en términos de especificaciones–. Ahora se filtra al completo el unboxing de su primer terminal, el Pocophone F1, que será presentado el próximo día 22 de agosto en Nueva Delhi, India, según ha confirmado la empresa a través de Twitter.

De igual manera que ya ocurriera hace unos días con el Pixel 3 XL –con la salvedad de que aún distan casi dos meses para que este sea presentado, frente a los escasos días del terminal de Xiaomi–, el vídeo que ahora ve la luz nos sirve para confirmar los detalles físicos del teléfono. Este cuenta con una pantalla de grandes dimensiones coronada por un notch, sensor infrarrojos para desbloqueo mediante reconocimiento facial y una doble cámara en la parte trasera.

Quizá llame especialmente la atención en un terminal enfocado al segmento alto del mercado encontrarse con una carcasa que, según la persona que graba el vídeo, es plástico, policarbonato o algún derivado. Sin embargo, esta es una de las razones clave –junto con la pantalla– con las que la firma juega para poder ofrecer un terminal extremadamente competente en términos de rendimiento sin renunciar a un precio de venta contenido.

Especificaciones sin complejos

A pesar de que el plástico y el aluminio son materiales que ya han sido desterrados de los terminales del segmento más alto del mercado, el Pocophone F1 no parece tener demasiado problema en hacer uso de ello a cambio de incluir una especificaciones que únicamente se encuentran en dispositivos premium. De esta manera, llama especialmente la atención de la inclusión del Snapdragon 845 de Qualcomm, el mejor procesador del que dispone la firma y que se encuentra en terminales como el Xiaomi Mi 8, el OnePlus 6, el Galaxy Note 9 o el futuro Pixel 3 XL.

A esto hay que añadirle refrigeración líquida, una RAM de 6 GB y una batería de 4.000 mAh para que Xiaomi termine de asegurarse de estar empacando en un terminal de bajo precio lo mejor que los fabricantes tienen a su alcance. A falta de conocer ciertos detalles y saber el precio, todo apunta a que el teléfono se moverá en un abanico cercano a los 400 euros, una cifra a la que ningún otro dispositivo con estas especificaciones es capaz de acercarse.