Después de haberse declarado culpable a finales de junio de haber filtrado documentos clasificados de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA) sobre la injerencia de Rusia en las elecciones presidenciales de Estados Unidos en el 2016, Reality Winner ha sido sentenciada este jueves a 63 meses en prisión por el cargo de retención ilícita y transmisión de información de defensa nacional.

La antigua contratista de inteligencia de Pluribus International Corporation, una empresa que brinda servicios de desarrollo analítico, traducción y ciberguerra a la comunidad de inteligencia, ha estado en prisión desde el pasado 3 de junio de 2017.

Winner filtró dichos documentos en mayo pasado a The Intercept. El 1 de junio, los reporteros del medio online intentaron confirmar con la NSA la autenticidad del documento recibido anónimamente, antes de publicar su reporte el 5 de junio.

La copia del texto en cuestión mostraba marcas de pliegue, lo que indicaba que había sido impreso, así como marcas de agua codificadas, las cuales revelaban exactamente cuándo se había impreso y en qué impresora. De esta manera, la NSA tuvo las pistas necesarias para dar con Winner como la fuente de la filtración.

Los abogados de Winner declararon en un memorando de sentencia:

Reality fue una servidora pública y veterana que tomó una mala decisión en esta ocasión y ha asumido la total responsabilidad de esa desafortunada decisión.

Por su parte, The Intercept aseguró en un comunicado que su publicación "jugó un papel crucial en alertar a los funcionarios electorales locales que habían estado en la oscuridad sobre el ciberataque, un servicio público que fue reconocido implícitamente en un informe reciente del Comité de Inteligencia del Senado".