Algunos poseedores del Google Pixel XL ya habían reportado problemas con la carga rápida del dispositivo tras haber instalado la beta de Android Pie (antes Android P), sin embargo, se encontraban esperanzados de que la versión final del sistema operativo diera solución a esos errores. Desgraciadamente no será así.

Tras el lanzamiento de Android Pie la semana anterior, una gran cantidad de usuarios siguen reportando que no es posible utilizar la carga rápida del dispositivo, asegurando que no existe ningún tipo de problema con los cables empleados. Recordemos que el terminal de Google puede hacer uso de esta función siempre y cuando se utilice un cable USB-PD certificado, mismo que ya incluye el teléfono móvil.

Al igual que anteriores versiones del sistema, Android Pie también debería mostrar el mensaje de carga rápida en la pantalla de bloqueo, situación que no está ocurriendo. Se han realizado pruebas con otros cables e incluso reiniciando el terminal, pero no ha habido éxito.

Las malas noticias continúan en la página dedicada al seguimiento del problema, ya que los propios técnicos de Google han cambiado el estatus del error a "No se resolverá (no es factible)", pero sin dar más motivos al respecto. Según la documentación de los de Mountain View, este estatus significa que "los cambios que se necesitan para abordar el problema no son razonablemente posibles".

De momento no hay más información de lo que pudiera suceder con este problema, pero por lo visto será complicado que los poseedores reciban una solución. Sería interesante saber cuáles son los motivos exactos por los que no es posible arreglar la carga rápida, ya sea una dificultad técnica o por medidas de seguridad adoptadas por la propia Google. Por fortuna, el Pixel de 5 pulgadas no se ha visto afectado con la misma situación.