Hace un par de horas, Elon Musk sorprendió a sus seguidores al mencionar que está considerando convertir a Tesla en una compañía privada, comprando cada acción por $420 dólares. Esto implicaría su salida de Wall Street. Tras lo anterior, las acciones de la compañía subieron pero las especulaciones se incrementaron, ¿es un posibilidad real? o se trata únicamente de una idea desproporcionada del directivo.

Para aclarar las cosas, Tesla ha liberado un comunicado que el propio Musk envió a sus empleados, en el cual explica más a fondo sus recientes declaraciones en la red social y deja claro que no es una decisión final, pero cree que es el camino a seguir para el fabricante de autos eléctricos:

En primer lugar, aún no se ha tomado una decisión final, pero la razón para hacer esto es crear un ambiente para que Tesla funcione mejor. Como empresa pública, estamos sujetos a cambios bruscos en el precio de nuestras acciones que pueden ser una gran distracción para todos los que trabajan en Tesla, los cuales son accionistas. Ser público también nos somete al ciclo de ganancias trimestrales que ejerce una presión enorme sobre Tesla para tomar decisiones que pueden ser adecuadas para un determinado trimestre, pero no necesariamente a largo plazo. Finalmente, ser público significa que hay un gran número de personas que tienen el incentivo para atacar a la compañía.

Musk pone como ejemplo a SpaceX, mencionando que la compañía "es mucho más eficiente desde el punto de vista operativo, y eso se debe en gran medida al hecho de que es de propiedad privada". Sin embargo, aclara que con Tesla podría no tener sentido el mantenerse como una compañía privada a largo plazo, ya que un crecimiento lento y más predecible los haría regresar a la bolsa.

Su plan

El director de Tesla ha ido más allá de aclarar su idea, también ha expuesto un plan inicial para llevarlo a cabo, incluyendo a todas aquellas personas que decidan quedarse o las que prefieran vender sus acciones:

Primero, me gustaría estructurar esto para que todos los accionistas puedan elegir. Los inversionistas pueden quedarse en un Tesla privado, o bien, sus acciones pueden comprarse por $ 420 (por acción), que es una prima del 20% sobre el precio de las acciones después de anunciar las ganancias del segundo trimestre (que ya había aumentado en un 16%). Mi esperanza es que todos los accionistas permanezcan, pero si prefieren ser comprados, esto permitirá que suceda a un buen precio.

Elon Musk ha mostrado también su interés para que todos los empleados de Tesla continúen siendo accionistas, como ya sucede en SpaceX. Al ser una compañía privada los empleados pueden vender sus acciones periódicamente (cada 6 meses), lo que les "permitiría compartir el creciente valor de la compañía que todos han trabajado para construir con el tiempo."

Según el comunicado, no hay intención alguna de querer fusionar Tesla con SpaceX, cada una seguirá con su propia estructura, objetivos y acuerdos. Para finalizar, el CEO dijo que no se trata de obtener el control total de Tesla para él mismo, sino de lograr que la compañía pueda operar de una mejor manera a corto plazo y libre de distracciones.

Se someterá a votación

Para decidir el futuro inmediato de la compañía, esta propuesta se someterá a votación entre todos los accionistas. Musk culmina su mensaje añadiendo que en caso de concretarse "sería una oportunidad enorme" para todos, pero si no sucede, el futuro es "muy brillante" y promete seguir luchando para lograr la misión de Tesla.