Facebook sigue tirando toda la carne al asador en su lucha contra las noticias falsas en su plataforma. La empresa de Mark Zuckerberg ha confirmado este martes la adquisición de Bloomsbury AI, una empresa de inteligencia artificial con sede en el Reino Unido.

"Nos complace anunciar que el equipo detrás de Bloomsbury ha aceptado unirse a Facebook en Londres", anunció la empresa de Mark Zuckerberg a través de un post publicado en la cuenta de Facebook Academics este 4 de julio, y agregó:

El equipo de Bloomsbury ha desarrollado una experiencia líder en lectura y comprensión de máquinas. Nuestra experiencia fortalecerá los esfuerzos de Facebook en la investigación del procesamiento del lenguaje natural y nos ayudará a comprender mejor el lenguaje natural y sus aplicaciones.

Los términos financieros de la adquisición no fueron revelados. No obstante, TechCrunch ha reportado que el acuerdo ronda entre los 23 y los 30 millones de dólares.

La compra de Bloomsbury AI es de mucha importancia para Facebook en estos momentos. La inteligencia artificial, particularmente el aprendizaje automático, es uno de los principales mecanismos que la red social utiliza en la detección de noticias falsas y lo que ahora ha definido como "contenido de odio".

Adicionalmente, cuenta con un equipo de revisión que se enfoca en aquellos casos en los que la experiencia humana es necesaria para entender el contexto o matiz de una situación particular. De hecho, ha asegurado que para finales de año contaría con 20.000 moderadores de contenido dedicados a encontrar y revisar este tipo de publicaciones.

El "talón de Aquiles" de Facebook

Los esfuerzos de la red social en contra de las fake news no son fortuitos. Todo empezó con el llamado caso Rusiagate. A la fecha siguen surgiendo evidencias de que Rusia utilizó plataformas como Facebook, Twitter y Google para difundir mensajes de segregación en la población estadounidense durante la última carrera hacia la Casa Blanca para influenciar el voto hacia Donald Trump en 2016.

Por otro lado, en lo que va del año, la empresa de Zuckerberg se ha visto enredada en el escándalo de Cambridge Analytica por el uso indebido de los datos de más 80 millones de usuarios por parte de la firma de datos británica para se usados en la campaña digital de Donald Trump.

Ambos casos han puesto a la plataforma en la mira de la justicia tanto estadounidense como europea. Así que la adquisición de Bloomsbury es la apuesta más reciente de Facebook por mejorar sus habilidades en la detección de noticias falsas para evitar el uso indebido de su red social.