Hace apenas cuarenta y ocho horas, casi medio centenar de mujeres periodistas de diversos medios de comunicación se reunían en un céntrico bar de Madrid con el objetivo de consensuar una postura común de cara a la huelga feminista del próximo 8 de marzo. Dos días después de aquel encuentro, casi 7.000 trabajadoras del periodismo y de la comunicación se han organizado para apoyar las movilizaciones convocadas en el Día Internacional de la Mujer. Su trabajo improvisado en apenas unas horas ha cristalizado en un manifiesto que han hecho público para denunciar el machismo en su sector.

"Mujeres periodistas de decenas de medios y agencias de comunicación, gabinetes de prensa, y, en general, trabajadoras de medios y empresas periodísticas apoyamos la huelga general feminista convocada para este 8 de marzo". Así empieza el manifiesto Las periodistas paramos, donde también invitan a otras compañeras a adherirse y a sumarse a la movilización en la medida de sus posibilidades y circunstancias. Mientras que Comisiones Obreras y UGT han llamado a realizar paros parciales durante el próximo jueves, CGT y CNT han apoyado la huelga dando cobertura legal a la convocatoria impulsada por colectivos feministas.

El documento de Las periodistas paramos afirma que las trabajadoras de la comunicación y del periodismo sufren "el mismo machismo que las mujeres del resto de sectores —precariedad, inseguridad laboral, brecha salarial, techo de cristal, acoso sexual o ninguneos— pero con las particularidades asociadas a nuestra profesión". En particular, las mujeres periodistas que se han movilizado desgranan en siete puntos específicos sus reivindicaciones: la brecha salarial, el acoso sexual y laboral en el trabajo —e incluso de sus fuentes—, el techo de cristal, la precariedad, el hecho de que los espacios de opinión y tertulias estén ocupados principalmente por hombres, la mirada parcial y la falta de un enfoque femenino y la falta de flexibilidad y corresponsabilidad.

Las convocantes —que pertenecen a medios de comunicación variados, así como a gabinetes de comunicación, e incluyen tanto a trabajadoras en plantilla, como autónomas o jubiladas— también llaman al resto de trabajadoras del periodismo y de la comunicación a sumarse al manifiesto. El documento se leerá el 8 de marzo a las 12:30 en la plaza de Callao de Madrid, frente al Palacio de la Prensa; en Barcelona se hará lo propio a la misma hora en los Jardines de Montserrat Roig. Las mujeres periodistas también están organizándose en otras regiones de España para difundir y firmar el manifiesto.