Así es la cámara del Moto G6: una experiencia de gama alta a precio de media

Como usuarios, ya no queremos sólo un teléfono que haga buenas fotos. Ahora también queremos que tenga una cámara inteligente y con opciones de edición que hagan, de cada imagen, un momento único.

Presentado por

Cuando una persona normal busca o está pensando en cambiar de móvil, suele hacerse las mismas preguntas. En primer lugar (no siempre por este orden), si se trata de un terminal con un buen diseño; en segundo si la batería es suficiente como para aguantar un día y, en tercer lugar, si hace buenas fotografías. Luego ya entran otros factores para personas con mayor nivel de conocimiento como el tipo de procesador y otras funciones como si tiene carga rápida o lector de huella dactilar.

La familia Moto G de Motorola se ha posicionado como una gran opción capaz de cumplir en todos esos puntos. Con respecto a sus antecesores, uno de los aspectos en los que más ha mejorado el Moto G6, es en su cámara.

Si nos fijamos en el hardware, cuenta con una cámara principal dual. Una de ellas cuenta con un sensor de 12 megapíxeles y una apertura de 1.8. La otra, que aporta información extra sobre el entorno, cuenta con un sensor de 5 megapíxeles y una apertura 2.2.

La cámara frontal, por su parte, incorpora una sensor de 8 megapíxeles con una lente gran angular que permite hacer selfies más amplios y no dejarse a nadie fuera de la foto.

Edición de fotos para resultados sorprendentes

En Hipertextual hemos estado varios días poniendo a prueba la cámara del Moto G6. Para empezar, hemos probado uno de los modos más demandados a día de hoy, el modo retrato. Gracias a su doble cámara, que mide la profundidad de campo y difumina el fondo, la doble cámara reúne la información del entorno necesaria para que los resultados sean muy buenos. Además, la cámara, vía software, es capaz de graduar la cantidad de desenfoque que queramos.

Pero eso no es todo. Una vez tengamos nuestro retrato hecho, podremos editarlo para obtener divertidas composiciones. Por ejemplo, podremos diferenciar entre el fondo y el objeto principal manteniendo en color uno de los dos y en blanco y negro el otro.

Por último, otras de las opciones que ofrece el nuevo Moto G6 es la de poder recortar el objeto principal y sustituir el fondo por otro que queramos. De esta manera, podemos por ejemplo seleccionar a una persona y hacer creer que ha estado en Egipto o en Nueva York tan sólo añadiéndole un fondo.

Modo reconocimiento: la cámara se vuelve inteligente

Moto G6 es el primer teléfono de la familia que cuenta con un sistema de cámara inteligente, capaz de reconocer nuestra cara, objetos, lugares emblemáticos o incluso escanear texto.

Reconocimiento de objetos. Tras actualizar el software, tanto del teléfono como de la propia cámara, veremos cómo, con la ayuda de Google Lens, podremos reconocer cualquier objeto tan sólo enfocándolo. Pero no sólo eso sino que también ofrecerá información útil sobre él.

Por otro lado, hacer turismo será mucho más sencillo y divertido. Cuando estemos ante un lugar emblemático, podremos sacar nuestro teléfono y enfocarlo para saber cuál es su nombre y su historia.

Por último, su cámara inteligente también puede escanear textos y convertirlos en un formato editable con funciones como copiar y pegar.

Vídeo 1080 y desbloqueo facial

Además del ya habitual lector de huellas dactilares, el nuevo Moto G6 permite desbloquear el teléfono simplemente con una mirada gracias a su software de reconocimiento facial presente en su cámara, por lo que no será necesario introducir contraseñas para acceder a nuestro teléfono.

En cuanto a la función de vídeo, el nuevo Moto g6 también está a la altura de las grandes cámaras del mercado, y puede grabar en calidad 1080p, a 30 o 60 frames por segundo. Además, incorpora un modo de cámara rápida y otro de cámara lenta con el que lograr efectos parecidos a los de las películas.

En definitiva, si a una gran cámara le sumamos otras características como una batería de larga duración, un diseño elegante en cristal, funciones como carga rápida, resistencia al agua y un buen procesador, tenemos una de las mejores apuestas del mercado. Y con un precio realmente ajustado. Menos de 250 euros.