Desde su estreno en el 2011, Juego de Tronos se ha convertido en una de las mejores series de todos los tiempos. La trama no ha dejado de sorprender a sus seguidores, especialmente cuando se trata de la muerte de sus protagonistas, uno de sus mayores distintivos. Y es por tal motivo que la "Boda Roja" sigue siendo uno de los momentos más impactantes hasta ahora.

Esta escena ocurre en el noveno episodio de la tercera temporada de la serie de HBO, llamado "Las Lluvias de Castamere", que se emitió en junio del 2013. Al final, Robb Stark (Richard Madden), el rey del Norte; su esposa embarazada, la reina Talisa Maegyr (Oona Chaplin), y su madre, Catelyn Stark (Michelle Fairley), son asesinados, al igual que su ejército.

La masacre, orquestada por Lord Walder Frey, es en venganza de que Robb Stark no honró su promesa de matrimonio con alguna de sus hijas o nietas. Sin embargo, Lord Walder sólo se atreve a ejecutarlos debido a que cuenta con la protección de Tywin Lannister.

En un especial de la revista GQ, Madden ha revivido con lujo de detalle la famosa escena, revelando algunos detalles que no sabíamos. "Creo que es realmente grosero que me hagan ver esto", bromea el actor al principio del vídeo de casi 4 minutos.

Uno de los datos curiosos es que el baterista que está tocando en el fondo es el baterista de Coldplay, Will Champion. Otra curiosidad es que el actor que interpreta a Tom, quien apuñala a Talisa en el estómago, también interpreta al ex-soldado que en la serie de Bodyguard, protagonizada por Madden, intenta matar a la Ministra de Interior.

Finalmente, el actor compartió que, tras el rodaje de la escena, se fue apresurado para tomar el último vuelo de regreso a Londres. Dado que estaba todavía lleno de la sangre falsa de su muerte, "agotado y sollozando muy fuerte" en el avión, la gente lo miraba extrañada porque parecía que acaba a de asesinar a alguien y luego tomado el vuelo. "Yo había sido asesinado", concluye.