análisis

Avengers: Endgame

- Abr 24, 2019 - 0:00 (CET)

Ficha técnica

  • País: Estados Unidos
  • Año: 2019
  • Género: Acción, aventura, ciencia ficción, fantasía, superheroes
  • Dirección: Joe y Anthony Russo
  • Reparto: Robert Downey Jr, Karen Gillan, Chris Evans, Scarlett Johansson, Mark Ruffalo, Chris Hemsworth, Jeremy Renner, Brie Larson

Avengers: Endgame es el final generacional que esperábamos y merecíamos. Consigue ser la cinta por excelencia del Universo de Marvel con una historia visualmente perfecta. Colapsará cines, taquillas y los sentimientos de todos sus seguidores a lo largo del globo.

Hace algo más de una década, Marvel Studios llegó al sector audiovisual para quedarse, llevando a cabo las adaptaciones de los superheroes más conocidos de la propia franquicia. Esta llevaba años triunfando de la mano de FOX con los X-Men pero el público exigía unas historias diferentes con aquellos gloriosos personajes. Su punto de inflexión llegó con la compra por parte de Disney, la cual puso todos los medios posibles para que este universo, conocido como Fase 3, saliera adelante.

Los hermanos Russo sorprendieron al mundo cinematográfico con su Infinity War y la mayor lucha de la historia de los Vengadores. Los estragos de ésta película permanecen hoy en día y lo harán durante toda la historia del cine con los eventos acontecidos en Endgame.

A pesar de que la anterior película no se desenvolvió y resolvió con la solvencia con la que lo podrían haber hecho los épicos protagonistas, desde el minuto uno Endgame sitúa entre sí y las pasadas entregas un gran muro para dejar claro que todo lo que hemos visto no es nada comparado con lo que tenemos ante nuestros ojos.

Marvel Studios' AVENGERS: ENDGAME. Tony Stark/Iron Man (Robert Downey Jr.). Photo: Film Frame. ©Marvel Studios 2019

AVISO: LA SIGUIENTE CRÍTICA SERÁ SIN SPOILERS

Nos metemos de lleno en 3 horas de duración que pasan ante nuestros ojos como si de tres minutos se tratase. Su épica magistral se desenvuelve en sus primeros minutos en un ambiente de crispación, dolor e impotencia por los eventos acontecidos en la pasada entrega. De esa forma, todas las anteriores películas quedarán apartadas y en un segundo lugar tras su estreno por la "epicidad" que desprende por cada uno de sus poros.

Actualmente estamos justo después de los horribles eventos acontecidos en Infinity War, acto seguido de que el mayor villano de la historia se hiciese con las gemas del infinito, tomara control del mundo e hiciera desaparecer a la mitad del planeta. Quizá su pensamiento inicial fuera que ésto era la mejor solución para destruir la corrupción del ser humano pero consigue todo lo contrario.

Tras la evidente derrota y las muertes de muchos de los personajes más queridos, las cosas están peor que nunca. Iron Man vaga en soledad junto a Nebula en una nave lejos de la Tierra y de todos sus seres queridos. En la otra parte del universo, el grupo encabezado por Capitán América, Viuda Negra, Hulk y Thor deberá buscar una solución efectiva y real para devolver al mundo todo lo que había perdido. Los Vengadores deberán actuar lo antes posible.

A pesar de la confirmación por parte de Marvel de que la cinta que cerrará la fase 3 será Spider-man: Lejos de Casa, es prácticamente seguro que el broche final se queda en manos de este filme. Decir que estamos ante el evento cinematográfico del año - junto con Star Wars - sería quedarnos cortos ante la obra de arte que han creado estos cinematógrafos.

3 horas no son suficientes para cerrar lo que un universo ha creado en algo más de una década, al menos nunca va a ser suficiente para los seguidores que verán esta película como lo que merecían y habían esperado durante tantos años. Porque sí, sin duda es el largometraje que el mundo de los superheroes merecía. Su calidad es totalmente innegable, tanto visualmente como si de la trama se tratase. La cuestión es que las historias y el poder de sus antecesoras parecerán un simple paseo por un bosque al lado de lo que han intentado hacernos ver con esta película. Se han encargado de llevar a cabo de una forma prácticamente impecable el mayor acto de dureza que podríamos ver en una superproducción de este tipo.

La polémica y el quién morirá quedan apartados de forma inmediata, ya que lo importante y lo que han querido dejar claro los hermanos Russo es que aquí la clave no es saber si muere alguien o no. Lo que sí es esencial para captar esta historia es centrarnos en lo importante: los personajes principales deben salvar el mundo y destruir a Thanos. No hay nada más durante todo el filme, simplemente minuto tras minuto de pura intriga, agobio y deseos de acabar de una vez por todo con ese fantástico villano que –como diría alguna madre– nos trae por el camino de la amargura.

Photo: Film Frame..©Marvel Studios 2019

Los hermanos Russo siguen en su estilo principal, consiguiendo que el espectador esté pensando en todo momento qué es lo que va a pasar y cuándo va a llegar ese gran golpe que nos deje sin aliento. Así es como nos hemos sentido tras el visionado, pero lo sorprendente es que nos hemos sentido así a lo largo de toda su duración. Si bien es cierto que los blockbusters son muy diferentes del cine independiente, Endgame gustará tanto a los seguidores de uno y de otro, ya que expone lo mejor de sí y de sus personajes, recordándonos que el cine de superheroes también puede llegar a ser una obra de arte. De esa forma, nada más entrar a ver la película, sabemos que nuestros sentimientos están puestos encima de una mesa.

En cuanto a los personajes, ya han tenido suficientes minutos de metraje en otras películas para expandirse y demostrar cómo son. Ellos también ponen sus sentimientos y a la vez su serenidad en una mesa ya que tienen en sus manos la obligación y la necesidad de salvar el mundo en un alarde de decepción y, también podríamos decir, de depresión. De esa forma, todas y cada una de las películas independientes de cada personaje, recaen sobre ésta. Todas tienen una parte esencial que las lleva a desembocar ésta entrega.

El guión podría ser uno de los mejores que han hecho estos hermanos cineastas. Siguen una línea perfecta que alcanza su cumbre en la segunda mitad. Hemos tenido la suerte de verla sin ningún tipo de pausa, algo que consideramos que es un acierto en toda regla pues te da la oportunidad de disfrutar al máximo de este guión interpretado de una forma espectacular. Por supuesto, los toques de comedia no faltan y sirven para dos cosas: romper un poco el hielo ante tantísima tensión, agobio y acción, y para dejar claro que la esencia que les caracterizó en un principio sigue tan viva como siempre.

La fuerza y entereza de los actores llegan a su máximo esplendor al regalarnos una de las actuaciones más pasionales, reales y puras que podrían hacer para su personaje. Es evidente que unos tienen más protagonismo que otros pero está claro que saben la potencia que tendrá este desenlace y, por consecuente, para su carrera.

En cuanto a su aspecto técnico, no le podemos poner ninguna pega; los efectos especiales y visuales se ven reales, creíbles y muy conseguidos (también tiene mucho que ver el alto presupuesto con el que contaban), incluso superando a sus antecesoras. Esta gran imagen visual está acompañada de una banda sonora de lo más sencilla, pero a su vez encaja a la perfección intercalando grandeza entre escenas épicas de acción y algunas más tranquilas.

Su final es un agradecimiento conjunto, tanto por parte de creadores, actores y productores como por la de los seguidores. Tras ver la película sabréis el porqué: es un final hecho a medida a la calidad que veníamos viendo, el que nos merecíamos y el que se merecía el mundo del cine. Sin duda podría ser una de las mejores películas de superheroes.

Conclusión

9.5
10

Tras 22 películas y más de una década no podríamos haber tenido un mejor final. Como historia relacionada con las anteriores roza la perfección al igual que como película. Es épica, real, divertida, apasionante y muy innovadora. Su villano demuestra una endereza y un pasado tan oscuro y bien creado que es fácil de creer.

La fase 3 cierra sus puertas, o casi, con su película más preparada. Quizá su idea desde el principio no era unir cada una de las historias para que acabaran desembocando en ésta, pero lo han conseguido sin dejar demasiados cadáveres. No sabemos si será "fanservice" pero, te guste Marvel o no, si eres apasionado del cine y de todo lo bueno que es capaz de demostrar, éste es tu momento para disfrutar.

Cabe destacar, que en los últimos años es el único filme del MCU que NO tiene créditos finales.


Pros

Es visualmente perfecta

El final que todos nos merecíamos

Sus 3 horas de duración no se hacen largas en absoluto

Supera todas las espectativas

Contras

Ninguno