Una fuente al interior de Warner Bros. ha negado que la productora haya sostenido una reunión para tratar el futuro de Ezra Miller tras su más reciente detención, según informa IGN. Es curioso, eso sí, que la compañía siga ofrecer un comunicado formal para desmentir la información, la cual puso en duda el futuro del mencionado actor como Flash.

El pasado 6 de abril, Rolling Stone aseguró que algunos directivos de Warner habían tenido una reunión de emergencia para analizar la polémica en torno a Ezra Miller. Como seguramente sabes, el susodicho fue detenido a finales de marzo por tener un comportamiento inadecuado en un bar de Hawái.

El citado medio dijo que, ante la seriedad del asunto, Warner había decidido pausar cualquier proyecto futuro de Ezra Miller mientras analizaba el asunto a fondo. Es importante mencionar que la fuente que negó la existencia de la reunión no mencionó si realmente existe preocupación por el escándalo que protagonizó Miller.

Ezra Miller puede estar tranquilo, por ahora

Si la información proporcionada por IGN es correcta, Ezra Miller puede respirar con calma. Sin embargo, la paciencia de la productora seguramente tiene un límite. El actor ha protagonizado al menos un par de controversias que han puesto en peligro su carrera cinematográfica.

En 2020, Ezra Miller fue grabado ahorcando y empujando al suelo a una fan. Incluso sin saber el contexto de la situación, el vídeo se hizo viral rápidamente a través de Reddit y no tardo mucho en difundirse en otras plataformas sociales. Ya en aquel momento eran muchos los que exigían la salida del actor de sus próximos proyectos en la pantalla grande. Incluyendo aquellos que pertenecen a Warner: The Flash y Animales Fantásticos. Afortunadamente para él, la empresa no tomó ninguna medida contundente en su contra.

Casi dos años después, Ezra Miller volvió a involucrarse en otro alboroto. De acuerdo a las autoridades de Hawái, que recabaron los testimonios de varios testigos en el bar, Ezra Miller comenzó a gritar palabras obscenas al resto de presentes. Posteriormente, se levantó a arrebatarle el micrófono a una mujer que cantaba karaoke y luego aventó a un hombre.

Aunque el dueño del bar intentó calmarlo, no tuvo éxito. Debido a su conducta, Ezra Miller fue arrestado y luego liberado tras pagar una fianza de 500 dólares.

¿Será esta la última vez que Warner tolere sus comportamientos? En una época donde se miran con lupa las acciones de los actores fuera de cámaras —cuando es posible—, no hay duda de que Warner se tomará con mayor seriedad cualquier otro hecho desafortunado.