Más de veinte años después de su estreno, Batman: la serie animada llega al catálogo de HBO Max. Lo hace, en medio de la expectación de una nueva historia cinematográfica del personaje. Pero también, para recordar el motivo por el que ocupa un lugar de honor en la cultura popular. Se trata no solo de una de las aproximaciones más formidables a la mitología del hombre murciélago. También, es un recorrido de enorme interés, a través de la percepción sobre la importancia del antihéroe de DC en el mundo de super héroes. Una combinación que convierte a la serie en una demostración del poder del mundo animado de la editorial. 

Por extraño que parezca, Batman: la serie animada es la visión más humana sobre el cruzado de la capa de Gotham. De hecho, uno de sus puntos más interesantes es haber logrado combinar la espectacularidad del héroe con una dimensión más profunda sobre su identidad. Por otra parte, fue un curioso experimento que permitió a DC elaborar quizás uno de sus elementos fundamentales en su mitología más allá del papel. La serie cimentó las bases para la narración animada que se ha convertido en uno de los puntos más fuertes de su universo. 

Lo logró gracias a su combinación entre un lenguaje adulto, un ritmo con una estructura impecable, pero en particular, por su percepción sobre Batman. Más allá de la recreaciones cinematográficas y del cómic, el personaje que muestra Batman: la serie animada, está en busca de identidad. Además, se trata de un recorrido intrigante a través de la psiquis del antihéroe de DC. El programa elaboró una idea consistente sobre lo que el cruzado de la capa podía ser. En especial, al elaborar un sentido sobre su psicología que todavía sorprende por su profundidad y nivel intuitivo. 

Date de alta en HBO Max y tendrás acceso a las mejores series y películas exclusivas como The Wire, Los Soprano o Juego de Tronos. Incluye todo el catálogo de Warner, los clásicos de Cartoon Network y los grandes estrenos como Matrix y Dune.

Batman se toma en serio por primera vez 

Por supuesto, Batman: la serie animada es la heredera directa de varias confluencias afortunadas. En primer lugar, se estrenó pocos años después del triunfal regreso al cine de Batman de la mano de Tim Burton. La serie no solo parece beber de las referencias del éxito cinematográfico. También, elaborar una idea sobre la oscuridad, la culpa y el miedo que se vincula con la obra en la pantalla grande. El resultado es una interesante mirada a un antihéroe que más allá de sus peculiaridades, se mueve a través de sentimientos muy humanos

Eso permitió que la serie demostrara que la animación podía ser un buen lugar para profundizar y analizar temáticas adultas. Hasta entonces, las series animadas de DC tenían un marcado de corte juvenil. Y aunque Batman: la serie animada no se separa demasiado del estilo, si logra narrar la idea de un héroe tridimensional. Uno que, además, lleva a cuestas un complicado sufrimiento interior y tiene la posibilidad de la redención.

Todos son temas de extrema complejidad, que la serie logró llevar a la pantalla chica, sin perder su sentido del entretenimiento. Más allá, Batman, la serie animada fue la primera producción en analizar a Ciudad Gótica como un personaje más. Uno de los elementos más resaltantes de la serie, es su capacidad para sostener la visión sobre todas las personas que Batman protege. No se trata únicamente de la ambición y la necesidad del héroe. De igual manera hace un recorrido profundo por el hecho de su identidad como símbolo del bien difuso

Batman: la serie animada, aún vigente

Uno de los puntos que mantiene a la serie como una de las mejores sobre superhéroes, es el hecho de su amplitud de miras. Mientras buena parte de las series animadas buscaban un público objetivo, la producción se interesó en hacer más complejos sus horizontes. 

El resultado fue un recorrido a través de Batman y su circunstancia. Desde los dolores mentales y emocionales de Bruce Wayne, hasta la ciudad que protege. La serie hizo un recorrido considerable a través de la idea del hombre con ideales en busca de algo más poderoso. Con su visión del antihéroe como una precisión sobre la moralidad contemporánea, Batman: la serie animada logró crear a un Batman más complejo y oscuro. 

Desde sus villanos atormentados a su búsqueda del origen de lo que necesita creer, Batman: la serie animada construyó una versión sobre el personaje de DC más adulta y más convincente que cualquier otra. A dos décadas de distancia, su legado vuelve a estar vigente gracias a HBO Max. Pero también, por la necesidad de brindar a Batman una complejidad psicológica que será parte esencial de su nueva encarnación. Una confluencia de ideas que, quizás, brinde al regreso del antihéroe al cine, una nueva dimensión.