178 Terabits por segundo. Esa es la velocidad de descarga que han conseguido alcanzar un equipo de ingenieros de la University College de Londres –UCL–. Según afirman desde la institución, esta capacidad les permitiría descargar la totalidad del catálogo de Netflix en un solo segundo.

Desde la UCL apuntan a que esta capacidad duplicaría la capacidad del sistema más rápido en uso actualmente. Esto sería posible gracias a la utilización de frecuencias en un espectro mucho más amplio que el que se utiliza ya de forma comercial en despliegues tradicionales de fibra óptica.

Las fibras ópticas de siempre, a mayor velocidad

La transmisión de información mediante pulsos luminosos en fibras es posible gracias a la propagación de haces de luz, confinada a lo largo de estas mediante el uso de dos dieléctricos –materiales no conductores de electricidad– con distintos índices de refracción. Esto permite la propagación de información en forma de ondas electromagnéticas que pueden ser de un solo color –monocromáticas– o ser más ricas, aprovechando una mayor porción del espectro luminoso.

Cuantas más frecuencias se utilicen de forma simultánea, más capacidad de transmisión tendrá la fibra. Una forma de medir esto es el ancho de banda de la luz utilizada. Hasta ahora, los sistemas comerciales utilizan un ancho de banda de 4.5 THz, mientras que algunos más modernos estiran esta cifra hasta los 9 THz, duplicando de rango útil de transmisión.

Lidia Galdino, UCL. | Foto: UCL.

Lo que consigue el departamento de Ingeniería Eléctrica y Electrónica de la UCL, trabajando junto a las empresas Xtera y KDDI Research y liderado por Lidia Galdino, es una mayor tasa de transferencia utilizando en un mayor espectro electromagnético. Según se explica en el artículo publicado en la revista IEEE Photonics Technology Letters, superan los 16,8 THz de ancho de banda para alcanzar los 178.08 Tb/s de velocidad de transmisión.

Cientos de miles de Gigas a decenas de kilómetros

Esta capacidad permite transferir 22,3 TB de contenido en un solo segundo. Por tanto, sería suficiente como para transferir los datos que fueron necesarios para producir la primera imagen de un agujero negro en menos de una hora. Puede parecer algo relativamente secundario, pero tengamos en cuenta que esta se ha llegado a realizar físicamente, desplazando la media tonelada de discos duros directamente en avión.

Esta capacidad es un 18% superior al récord previo, de 150,3 Tb/s, que alcanzó en 2018 un equipo de la teleco japonesa NTT. Asimismo, supera en cerca de 200 veces la capacidad de los mejores planes de fibra óptica doméstica que es posible contratar actualmente en España, que se encuentran en los 1.000 Mb/s o 1 Gb/s.

El equipo de la UCL afirma que este hallazgo, además de impresionante, es también efectivo en términos económicos. La demostración se ha realizado sobre un despliegue de fibra óptica de 40 kilómetros –idéntico en este sentido al récord anterior–, e indican que puede ser implementado sobre fibra óptica ya existente. Eso sí, tiene un precio: reemplazar cada amplificador puede costar unos 18.000 euros. Que no serían demasiado frente a los hasta 500.000 euros el kilómetro de un despliegue de nuevas fibras. Galdino lo tiene claro:

«Aunque las actuales interconexiones de los centros de datos en nube de última generación son capaces de transportar hasta 35 terabits por segundo, estamos trabajando con nuevas tecnologías que utilizan de forma más eficiente la infraestructura existente, haciendo un mejor uso del ancho de banda de la fibra óptica.»

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.