Cuando Avatar, de James Cameron, llegó al cine deslumbró a la audiencia. Tanto como para convertirse en un antes y un después en la industria de los efectos especiales. Los paisajes fluorescentes de Pandora y los movimientos realistas de los nativos del fecundo planeta dejaron a la audiencia boquiabierta y a buena parte de Hollywood haciéndose preguntas sobre cómo Cameron había conseguido el efecto realista de sus criaturas. Quizás, ahora mismo, todo lo anterior te parezca excesivo e incluso impensable, pero cuando Avatar se convirtió en el mayor éxito de taquilla del mundo por su potencial para asombrar a la audiencia resultó desconocido.

Casi veintiún años después, Cameron pretende lograr algo semejante en las muy anunciadas, esperadas y siempre retrasadas secuelas inmediatas de la historia original, que deberían estrenarse con un año de diferencia. Como no podía ser de otra forma, ya el director promete una tecnología para los efectos especiales que desconcertará y fascinará a la audiencia. Para comenzar, Cameron anunció que Avatar 2 está utilizando una nueva tecnología de captura de movimiento para dar vida a lo océanos de Pandora, en los ocurrirá la mayor parte del argumento de la película.

Como ya se había anunciado, Avatar 2 explorará a profundidad a Pandora, el extraordinario mundo creado por Cameron para sus criaturas de piel azul turquesa. Y eso incluye una visita a sus mares y océanos, por lo que ha dedicado buena parte de la filmación a un puñado de extraordinarias escenas acuáticas y a crear toda una nueva percepción sobre la fauna marina del planeta. Lo anterior incluye, además, todo tipo de experimentaciones tecnológicas que permitirán crear una nueva dimensión de la travesía y brindar un lustre realista a lo que se anuncia con el principal punto de atención en lo que a todas luces será la película más colosal del director hasta la fecha.

En medio de la ambiciosa propuesta, Cameron anunció que está utilizando una nueva tecnología para captura el movimiento y dar vida a los océanos del planeta, que como su superficie cumple sus propias reglas biológicas.

El director tiene toda la intención de plasmar un ecosistema realista que logre el impacto que causó Avatar en 2009 — para la que creó desde flora hasta un sistema de comunicación entre las criaturas en pantalla — sino que además, sea lo suficientemente creíble para sostener varias historias a la vez. Según declaró Cameron su intención es que la futura trilogía, funcione como un recorrido cada vez más detallado por un mundo de imposible belleza, frágil y siempre al borde del desastre ecológico, lo que hace más urgente su conservación.

Por ahora, poco más se sabe sobre Avatar 2, cuyo argumento es uno de los secretos mejores guardados de Hollywood. No obstante, la insistencia del director por dejar claro que el mar del planeta tendrá un papel preponderante en el guion ha creado una considerable expectativa sobre lo que se verá en pantalla. Por ahora, han trascendido algunas fotografías que muestran al elenco (que incluye a Sam Worthington, Zoe Saldana, Kate Winslet y Cliff Curtis) enfundados en trajes de trabajo gris y flotando en tanques de agua en los estudios de Nueva Zelanda en los que actualidad se graba la película.

Bajo el mar y sus misterios

No es la primera vez que Cameron dedica una considerable cantidad de tiempo y atención en crear un ecosistema realista. Para Abyss (1989), el director utilizó tecnología de punta para crear no solo un entorno lleno de contrastes y texturas por completo verídicas, además de crear un uso por completo novedoso de todo tipo de efectos digitales para intervenir el espacio físico en las escenas de sus películas. Los descubrimientos a nivel digital, le permitirían crear los efectos visuales que asombraron al público en su éxito del ’91 Terminator 2: Judgment Day.

Para Avatar 2, Cameron ha trabajado con lo que parece una combinación entre tecnología submarina para grabación bajo el agua y un tipo de nueva forma de grabación, que incluye bolas de iluminación independientes.

Lo que evitaría una iluminación cenital o posterior — en cualquier caso, directa — y brindaría al realizador la oportunidad de crear un tipo de visión sobre la profundidad del mar muy semejante a los paisajes iridiscentes de las grandes fosas a grandes profundidades marinas. Además, siempre según las conclusiones a las que pueden llegarse gracias a las fotografías de filmación, es notorio que Cameron llevó a un nuevo nivel el uso de trajes con puntos para superficies verdes y también, la forma en que usa cámaras en las cabezas de los actores, para crear un efecto creíble sobre la forma en que el mar interactúa con el personaje.

Como si todo lo anterior no fuera suficiente, Cameron también parece haber incluido un tipo de vehículo envuelto en un revestimiento amarillo verdoso, que podría permitir la grabación de escenas a gran velocidad y luego, modificado de manera digital en postproducción.

Hace un par de años, Cameron protagonizó una moderada polémica — otra de las tantas — cuando se quejó del aspecto “irrisorio” del mundo submarino que James Wan creó para su Aquaman. Cameron declaró que “tuvo dificultades para suspender la realidad mientras veía a Aquaman porque sabe muy bien cómo se ven realmente los cuerpos cuando se mueven bajo el agua”, lo que provocó que la película le resultara al menos risible y no por las razones correctas.

Unos días del estreno de la película, Cameron declaró a Variety en una entrevista que la película requería (para él) “este tipo de desconexión total de ensueño de cualquier sentido de la física o la realidad. Supongo que las personas simplemente se mueven bajo el agua, porque se impulsan mentalmente, supongo. No lo sé”. El comentario fue el primero de varios, en los que señalaba los errores físicos y de iluminación que convertían a la película de Wan en una “colección de errores”.

Por supuesto, Cameron parece haber aprendido la lección y tiene toda la intención de crear un Universo por completo nuevo para la secuela del éxito que le convirtió — por unos años — en el director más admirado de Hollywood.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.