El otoño llegaba el pasado 23 de septiembre, pero no deja atrás las lluvias de estrellas. Estas se pueden producir en cualquier momento del año, así que los aficionados a ellas podrán disfrutar también este décimo mes del año de dos de ellas: las Dracónidas y las Oriónidas se presentarán este año a principios y mitad de mes. Aunque no son los único eventos destacables, durante octubre podremos observar Mercurio y Urano en el cielo.

La primera fase que veremos este mes de la Luna será cuarto creciente. Se podrá observar la mitad de nuestro satélite en el cielo el próximo 5 de octubre. Brillará en el cielo en fase de luna llena la noche del día 13. Nuestro satélite llegará al cuarto menguante el día 20 y disminuirá hasta desaparecer el 28 de octubre, cuando tendremos luna nueva.

Lluvias de estrellas y planetas visibles

Este mes tendremos dos lluvias de estrellas: las Dracónidas y las Oriónidas. Las primeras se podrán disfrutar la noche del día 8, aunque hay que señalar que la actividad de esta lluvia será más bien pequeña: tan solo se producirán 10 meteoros por hora. aunque se trata de una lluvia de meteoros menores. El mejor momento para ver estas lluvias es por la tarde, en vez de a primera hora de la mañana. Esto convierte estas estrellas fugaces en singulares respecto a las del resto del año, que suelen ser más visibles de madrugada. Por otra parte, aunque los meteoros pueden aparecer en cualquier parte del cielo, su origen está en la constelación de Draco.

Las Oriónidas también tienen poca actividad: alrededor de 23 meteoros por hora. Este pico máximo se concentrará en las noches del 21 y 22 de este mes. La primera vez que se observaron las estrellas fugaces de las Dracónidas fue en 1900 y provienen del cometa 21P Giacobini-Zinner. En el caso de las Oriónidas, vienen del cometa Halley y se podrán observar orientándose hacia la constelación de Orión. Pero, ¿por qué se producen las estrellas fugaces? Los meteoros que vemos cruzar en el cielo las noches de lluvia de estrella no son otra cosa que polvo, gases o, incluso, restos de asteroides y cometas que se prenden al entrar en nuestra atmósfera.

Las zonas sin contaminación lumínica serán las mejores para observar tanto las Dracónidas como las Oriónidas durante estas noches de octubre. Sin embargo, hay que tener en cuenta que ya empieza a refrescar y que habrá que salir con una rebeca por si acaso nos pilla el frío en medio del campo.

En cuanto a los planetas que podremos ver en el cielo, este el 20 de octubre será el mejor momento del año para observar Mercurio, sobre todo durante el atardecer. Por otra parte, el día 28, mientras nuestro satélite se esconde, saldrá Urano. Estará más brillante que en cualquier otra época de 2019 y, aunque se podrá observar durante toda la noche, será necesario un telescopio para poder verlo con cierto detalle.

👇 Más en Hipertextual