El hombre bajo la máscara de Batman ya no será Bruce Wayne o eso parece indicar algunos rumores que sugieren que la editorial DC está tomando en consideración la posibilidad que un afroamericano sea el próximo en convertirse en e héroe de Gotham. Una noticia que sorprendió a los fans y de nuevo abrió el debate sobre la inclusión y la representatividad en la cultura pop.

Por supuesto, si eres lector asiduo de DC ya lo sabes: no sería la primera vez que alguien además de Bruce Wayne lleve la capa. Desde Dick Grayson, Damian Wayne, Jim Gordon, Jean-Paul Valley hasta Terry McGinnis, hay una variedad de historias y arcos argumentales que muestran cómo la personalidad del héroe de Gotham pasa de personaje en personaje según la necesidad del contexto. No obstante, en esta ocasión la discusión parece tener una directa relación con el hecho de la debatida posibilidad de hacer las historias más populares de DC más incluyentes de cara al futuro.

De acuerdo con Bleeding Cool, lo más probable es que antes el año 2021, Batman será encarnado en el cómic por un nuevo rostro en lo que, según las especulaciones será una nueva línea de tiempo en la que Bruce Wayne deberá ser sustituido (de nuevo) por un personaje que llevará a cabo su labor como protector de Gotham. La novedad consiste en que, según el insistente rumor, este Batman alternativo tendrá una historia propia de considerable envergadura que le pondrá al nivel que tradicionalmente ha ocupado Wayne y sería afroamericano.

No es la primera ocasión (y tampoco la última) en que un personaje emblemático recibe un cambio semejante: en el 2011, Miles Morales se convirtió en el primer Spider-Man de raza negra y latina, lo cual brindó una bocanada de aire fresco a las aventuras del héroe de Nueva York. Antes, San Wilson asumió la identidad del Capitán América, transición que se reflejó en la película Avengers: Endgame de los hermanos Russo.

Algo semejante ocurrió con Nick Fury, que en su salto al cine pasó a ser un hombre afroamericano encarnado por el actor Samuel L Jackson. Incluso en material clásico, el cambio de raza y grupo étnico parece ser un recurso habitual al momento de brindar giros de tramas importantes a personajes específicos: Doomsday Clock, la secuela no autorizada de la novela gráfica fundacional de Alan Moore Watchmen, el nuevo Rorschach es un hombre negro. La decisión de DC Comics con respecto a Batman parece entonces, más cercana a la reinvención que a una apresurada inclusión políticamente correcta del personaje.

Un nuevo rostro para una nueva historia

¿Quién estará detrás de la máscara del murciélago? Siempre según la información de la que dispone Bleeding Cool, por ahora está descartado que sea Duke Thomas, mejor conocido en el mundo del hombre murciélago como The Signal. Se especula que quizás, el honor del traje y la máscara negra recaiga sobre Black Lightning o en el personaje de Luke Fox (Batwing), que además de ser un recurrente en varias de las mejores historias del cómic, también se encuentra estrechamente relacionado con las aventuras del hombre murciélago, como el hijo de Lucius Fox. Lo cual podría suponer que la sucesión de la identidad del personaje sería un asunto entre los rostros más emblemáticos dentro del Universo del cruzado de la capa y no un movimiento al azar.

La decisión de DC (aún no confirmada por la casa editorial) pasa a engrosar las numerosas noticias acerca de cambios importantes en mitologías significativas dentro del mundo del cómic. Desde la muerte de Mary Jane en el Spiderman#1, escrito por J.J. Abrams, hasta el anuncio del guionista Zack Stentz que el personaje de Magneto podría ser un hombre negro —y sobreviviente al genocidio ruandés— en el Universo Cinematográfico de Marvel la mayoría de las historias más importantes del mundo del cómic atraviesan una revisión esencial que parece cambiar por completo su esencia.

Sobre todo, la discusión sobre la posibilidad de cambios en beneficio de la inclusión y la representatividad de historias emblemáticas en el mundo del cómic continúa siendo un punto álgido en un debate cada vez más complicado. Para la mayoría de los fans se trata de decisiones que cuestionan la integridad misma de arcos argumentales que en apariencia, no admiten revisiones tan radicales como las que se plantean en la actualidad.

En especial, los rumores que rodean a la reinvención de Magneto —y la posibilidad que también ocurra algo semejante con Charles Xavier— han traído a la palestra pública el inmediato cuestionamiento de los fans sobre la posibilidad que los personajes sufran cambios esenciales innecesarios. En especial en universos en los que hay todo tipo de historias que podrían ser mucho más significativas de cara a mostrar nueva representación racial o de género. ¿Es necesario, por tanto, semejantes cambios o decisiones sobre argumentos clásicos? Solo el tiempo lo dirá.