Walmart está retirando la publicidad de videojuegos violentos en sus tiendas de Estados Unidos, reveló primero Vice. El reporte menciona que la cadena ya no promociona este tipo de títulos en cárteles o demostraciones jugables. La ridícula medida, que entró en vigor la noche de ayer, ha sido tomada tras el tiroteo en una de sus sucursales en El Paso, Texas. 22 personas fueron asesinadas y 24 más resultaron heridas; la mayoría de las víctimas eran de origen hispano.

En Reddit se compartieron las instrucciones que los empleados deben seguir de manera inmediata. "Apaga o desconecta cualquier consola de visualización de videojuegos que muestre una demo violenta, especialmente en unidades PlayStation y Xbox", señala la primera de ellas. Otra obliga a suspender todos los eventos de promoción de títulos de combate o de disparos en tercera persona, presumiblemente las ventas nocturnas de lanzamiento. Además, los trabajadores deben asegurar que las TVs no están mostrando películas violentas.

El comunicado informa que, a partir de la próxima semana, un proveedor de servicios acudirá a las tiendas para actualizar las consolas y sus juegos de prueba. Por ahora no existe evidencia de que la normativa se expandan hacia otras partes del mundo donde la cadena tiene presencia, tampoco que se trate de una medida permanente.

Walmart, sin embargo, mantendrá la venta de armas en el territorio estadounidense, una posición por la que han sido blanco de críticas en los últimos días. Según su postura, han tomado esta decisión "por respeto a los incidentes de la semana pasada, y esta acción no refleja un cambio a largo plazo en el catálogo de videojuegos disponibles". Concluyeron diciendo que realizarán una "revisión exhaustiva" de sus políticas.

Después del atentado del 3 de agosto, Donald Trump y otros políticos estadounidenses señalaron a los videojuegos como uno de los principales responsables de los constantes tiroteos. Parece que él mismo no es capaz de comprender que su discurso de odio ha generado oleadas de racismo y xenofobia contra la comunidad latina en dicho país. Culpar a este sector del entretenimiento se ha convertido en una situación normal en la época reciente.

Un empleado de Walmart, cuya identidad decidió mantener en el anonimato, afirmó haber ignorado la nueva reglamentación: "Lo tiré a la basura, porque obviamente es una forma de desviar la culpa del problema real con respecto a los tiroteos masivos. No están haciendo nada sobre la venta de armas y municiones en el almacén". La venta legal de armamento se ha salido de control en Estados Unidos, pero ni los altos mandatarios ni las tiendas están dispuestas a frenar su comercialización.

👇 Más en Hipertextual