Telegram todavía no ha lanzado su criptomoneda, Gram, de manera oficial, aunque se espera que lo haga en los próximos dos meses. No obstante, antes incluso de que empiecen a circular sus tokens, la compañía se enfrenta a uno de los problemas más comentados por los reguladores sobre este tipo de sistemas de pago e intercambio: su uso por los terroristas.

Y es que según apuntan desde Middle East Media Research Institute, una organización de investigación sin fines de lucro con sede en Washington, algunos grupos terroristas de Oriente Medio están utilizando la plataforma abierta de Telegram para levantar fondos y financiarse, lo que supone un problema no solo para la imagen de la compañía, también para la lucha de los cuerpos y fuerzas de seguridad y los estados frente a estos grupos.

A través de una serie de documentos, el MEMI ha demostrado cómo algunos grupos terroristas han estado usaron Telegram, Facebook y Twitter, para clamar a sus partidarios de todo el mundo que envíen fondos fondos usando bitcoin. Además, han venido utilizando Telegram para propagar vídeos para financiarse a través de criptomonedas en varias ocasiones.

De momento parece que solo se ha venido utilizando la red de Telegram para expandir las llamadas a la financiación terrorista a través de otros métodos, pero la situación puede agravarse cuando Telegram lance su propio sistema de tokens, Telegram Open Network (TON) y la criptomoneda nativa Gram, lo que permitiría a estos grupo pedir fondos directamente desde la aplicación de mensajería y repatriar dinero a sus causas sin necesidad de utilizar otros mecanismos externos.

Esto ha supuesto que congreso envíe varias cartas al CEO de la compañía instándola a tomar medidas contra este uso de su red de mensajería, algo que se espera tenga como resultado que la compañía aumente la seguridad de su plataforma incluso antes de lanzamiento oficial de Gram.