Solo era cuestión de tiempo que los vapeadores empezaran a mostrar su lado negativo. Los primeros casos están apareciendo en Estados Unidos y ya hay cerca de 100 personas afectadas y con enfermedades pulmonares graves, según informan en Gizmodo.

En las últimas semanas se han dado nuevos casos en diferentes estados del país. Wisconsin, Illinois y Minnesota suman 25 casos confirmados, mientras que en los dos primeros hay otras 20 personas que se sospecha que pueden estar enfermas por el uso de vapeadores. Otros lugares afectados son Nueva York, California e Indiana, donde se han encontrado pacientes con síntomas parecidos en personas con antecedentes recientes de vapeo, pero ¿qué está pasando?

Las autoridades están investigando qué pasa exactamente, pero todo apunta a que está relacionado con el vapeo. Para algunos pacientes, según informa Associated Press, esta enfermedad se asimila a un ataque cardíaco, para otros es más como una gripe. ¿Y cuáles son los síntomas? Desde dificultad para respirar hasta vómitos, pasando por fatiga o dolor en el pecho. Para los doctores se trata de una lesión por inhalar, es decir, que el cuerpo está reaccionando a alguna sustancia que el paciente respiró. Y el único factor común en todos los casos es el vapeo, casi todos dijeron haberlo hecho en los últimos tres meses.

Los casos que se están investigando en la actualidad han afectado sobre todo a adolescentes, lo que pone de manifiesto que el vapeo puede ser perjudicial durante la pubertad. No obstante, algunos pacientes son adultos.

Hasta ahora, las investigaciones científicas han explicado que el uso a largo plazo de lo cigarrillos electrónicos pueden causar efectos adversos sobre la salud y esto se debe a los ingredientes que se usan. Al final, el electrónico equivaldría al tradicional. Entonces, ¿qué está pasando en estos momentos en Estados Unidos para que aparezcan tantos nuevos casos asociados al vapeo a corto plazo?

Líneas de investigación

Además, en los últimos 10 años la Administración de Alimentos y Medicación (FDA, por sus siglas en inglés) ha encontrado un centenar de enfermos que pueden haber comenzado a serlo debido al vapeo y el cigarrillo electrónico y que, además de temblores y desmayos tras su uso, parece haber una correlación entre el vapeo y las convulsiones. Se sabe que de parte de estas personas, unas 35, ya tenían antecedentes de algún ataque anterior, pero en otros caso no sucede así. Además, se ha observado también una relación entre el vapeo y estos daños si se junta con anfetaminas y hierba.

De hecho, aparte de la nicotina vaporizada, también algunos enfermos han comentado que usaron THC, el componente psicoactivo del cannabis, que podría estar detrás de los nuevos casos de las últimas semanas, según señala a Gizmodo Sven-Eric Jordt, anestesiólogo, farmacólogo y biólogo de cáncer de la Universidad de Duke. Uno de los casos que más parece haber llamado la atención de los médicos es el de un adolescente de 18 años estuvo a punto de morir al consumir THC vaporizado y que ha tenido quemaduras pulmonares. En este caso, se sabe que el THC es el que produjo estas quemaduras, pero en el resto de casos las investigaciones tendrán que seguir su curso hasta dar con el problema que está causando todos estos síntomas.

Entre los casos que la FDA está investigando de los últimos 10 años, hay personas que han desarrollado pulmones húmedos, es decir, que este órgano se les ha inflamado cuando al vapear se ha producido una hipersensibilidad a alguno de los ingredientes inhalados.