Una las bondades de Apple es su servicio técnico, pero desde el auge de la sofisticación de sus terminales y el foco de la compañía en la privacidad, los procesos de reparación de los dispositivos que vende se han tornado mucho más complicados. De un tiempo a esta parte, los de Cupertino están haciendo todo lo posible para asegurar que las reparaciones de sus terminales se hagan con todas las garantías que ofrece la compañía, y dada la masificación del parque de dispositivos, aplicar su red técnica se ha convertido en una más que urgente necesidad.

Aunque Apple ha venido ampliando su red de servicio técnico con más puntos de reparación además de las Apple Store, como comercios de grandes superficies y tiendas Premium Reseller (que son las que tienen licencias para vender dispositivos de Apple), no es suficiente para la creciente demanda de servicios de técnicos, lo que ha impulsado a la compañía a querer ampliar aún más los puntos en los que los usuarios pueden llevar sus terminales a reparar.

Esto supone menor tiempo de espera y más cercanía a la hora de realizar reparaciones, evitando en muchas ocasiones el desplazamiento a una Apple Store o enviar el dispositivo por mensajero para su reemplazo o reparación. No obstante, las mencionadas medidas de seguridad que han venido aplicando a los terminales han hecho que muchas de las reparaciones tengan que pasar por una Apple Store o por un servicio muy cualificado: ajuste de TouchID, reemplazo de pantalla con FaceID o cambios de placa con Enclave Seguro con algunas de las reparaciones que necesitan certificación y calibración por parte de Apple, y no pueden hacerla en todos los sitios.

Cercanía y seguridad

Además, Apple también quiere certificar que sus baterías originales gozan de la seguridad que ofrece la compañía, por lo que con iOS 13 se necesitará una certificación adicional en el terminal cuando se reemplace la batería (si no, el dispositivo mostrará un mensaje, aunque esta sea original). Esto implica que Apple tenga que certificar los servicios técnicos que realicen estos trabajos, por lo que ha decidido aumentar la oferta de sitios disponibles para que el usuario puede llevar sus terminales a reparar.

La compañía ha bautizado este programa como Independent Repair Provider Program, y según Apple está diseñado para que aquellas empresas interesadas en ofrecer un servicio de reparación fuera de garantía para iPhone que cuenten con la certificación de Apple. Se asegura que todas las empresas terceras que quieran reparar el iPhone lo hagan con las mismas opciones que ofrece Apple, además de obtener acceso a piezas, herramientas, capacitación, guías de servicio, diagnósticos y recursos de la compañía para realizar reparaciones especiales, como las ya mencionadas la pantalla del iPhone y el reemplazo de la batería.

Al este pueden optar todas las compañías que quieran obtener certificación y componentes originales con dos excepciones importantes: los revendedores y distribuidores de piezas, que no pueden inscribirse en el programa. Además, se aplican algunas restricciones adicionales:

  • Obligatorio ser una empresa ya establecida, con documentos de verificación comercial disponibles para su revisión por parte de Apple.
  • Comprometerse a que las herramientas de reparación, la capacitación, las guías de servicio y los diagnósticos se mantengan de forma confidencial.
  • Estar en un área de zona comercial. Apple prohibe las direcciones residenciales como centros habilitados para el programa.
  • Tener técnicos certificados por Apple que realicen las reparaciones.
  • Prohibido usar términos de marcas registradas de Apple como parte del nombre de la compañía o de las páginas web.

De momento, parece que la compañía empezará a aceptar solicitudes para los comercios de EE.UU. que quieran trabajar con Apple, pero una vez que empiece a traspasar fronteras y más regiones se beneficien de este programa, los usuarios tendrán más sencillo reparar los terminales fuera de la garantía. Algo especialmente importante en países en los que la red técnica de Apple es muy pequeña o no cuenta con Stores, como algunos Latinoamericanos o Europeos.

Además, la reparación en este tipo de comercios tendrá garantía de Apple al mismo nivel que si reparan el terminal en las Stores, lo que dará mayor transparencia y seguridad a los reemplazos que se hacen fuera del circuito oficial de la compañía y al que recurren mucho usuarios.