Euphoria emitió su último capítulo la semana pasada y hay quienes ya echan de menos ver a Zendaya cada lunes. Sin embargo, la serie no era nada agradable de ver. El retrato que mostraba de una adolescencia sumida en las drogas y las fiestas nos ha dejado con el estómago encogido en más de un capítulo, y lo mismo puede decirse de su malsana relación con el sexo y la familia. Esta serie apenas da una vuelta de tuerca a una tendencia que marcço Skins y nos ha llegado hasta hoy con otras series como Élite o Por 13 razones.

https://hipertextual.com/2019/08/euphoria-lado-mas-oscuro-adolescencia

Por suerte, hay otras formas de representar la adolescencia que no pasan por esta construcción tan oscura de su mundo y que nos muestran cómo es realmente un joven con dieciséis o diecisiete años. Personajes con los que los adolescentes se puedan identificar de verdad y que no romanticen conductas dañinas para ellos. Estas son algunas de ellas:

Degrassi: Next class (2016 - 2018)

Degrassi: Next class es una versión actualizada de la serie canadiense de los ochenta sobre el día a día en un instituto cualquiera, que acumula más de 600 episodios entre distintas temporadas y generaciones. Next class tiene cuatro temporadas que se consideran independientes de todo lo anterior y que se circunscribe a los problemas actuales a los que se enfrentan los adolescentes. Feminismo, antirracismo y lucha LGTBI+ son tres de los pilares que sostienen este producto casi pedagógico que, además, se mantiene muy ligado a la actualidad y no deja de lado temas como la crisis de refugiados. La serie ha sido cancelada después de cuatro temporadas.

Disponible en: Netflix.

SKAM España (2018 - 2019)

Esta serie es lo más cercano que tenemos actualmente a la vida real de un estudiante de instituto español. Los protagonistas afrontan el Bachillerato saliendo con sus amigos, esforzándose en las clases y conjugando ambas facetas con sus inquietudes políticas y sociales. Se trata de la versión española de la famosa serie noruega que, sin embargo, no ha tenido tanto éxito como la original. La segunda temporada aborda como tema principal la bisexualidad de una de las protagonistas y su relación con una alumna nueva, lo que ha catapultado la fama de la serie y la ha convertido en una de las nacionales más comentadas en redes.

Disponible en: Movistar+.

My Mad Fat Diary (2013 - 2015)

Podríamos describirla como la versión mejorada de Skins, ya que esta serie mantiene el aire británico de un grupo de amigos de los noventa, pero evita la representación oscura de la juventud. En su lugar, se interesa por mostrar sus inseguridades tal como se ven en el día a día, y sus problemas con la familia y amigos no están burdamente exagerados. Además, la protagonista tiene un importante trastorno de alimentación ligado a la depresión y la ansiedad, que se va tratando con mucho mimo conforme avanza la trama. Todo ello narrado por este personaje maravilloso, que convierte las situaciones más duras en momentos cómicos gracias a su magistral despliegue de sarcasmo y humor.

Disponible en: No está disponible en España.

Faking it (2014 - 2016)

Faking it nos muestra un instituto estadounidense en el que las reglas habituales de la sociedad no se aplican de la misma manera que en otras partes del mundo. Aquí, los más populares son los alumnos que tradicionalmente pertenecerían a colectivos discriminados: homosexuales, personas trans, racializadas y con diversidad funcional son los reyes del lugar. Todo comienza cuando una de las protagonistas convence a su amiga para hacerse pasar por lesbianas para conseguir mayor reconocimiento, y puede que en realidad no sean tan hetero como pensaban. La serie no es una representación realista, pero sí un experimento interesante sobre los roles sociales y la identidad sexual convertido en una sitcom muy divertida.

Disponible en: MTV.

Freaks & Geeks (1999 - 2000)

Esta serie original de la NBC nos presentaba a un grupo de adolescentes a finales de los noventa. En lugar de centrarse en los típicos papeles de quién es el más popular, Freaks & Geeks nos da una visión desde dentro del grupo de rebeldes que se saltan las clases y piensan que los bailes de instituto son una tontería y de los más frikis, que ahora serían protagonistas de Stranger Things. A través de un elenco fascinante de personajes, la serie aborda con más naturalidad que muchas otras los primeros encuentros con las drogas y el alcohol y esos años de paso previos entre la niñez y la edad adulta en la que todo es bastante confuso.

Por desgracia, la serie fue cancelada tras emitir doce capítulos y pasó casi un año antes de que se decidieran a emitir los seis restantes de la temporada, gracias a la petición de los espectadores. Ahora se considera una de las mejores series de la época, en parte porque fue el pistoletazo de salida para las carreras de actores como Jason Segel, Linda Cardellini, James Franco o Seth Rogen.

Disponible en: Amazon Prime Video.

Merlí (2015 - 2018)

Original de TV3, Merlí es una de las series españolas de adolescentes más aclamadas y un referente del género como no lo había habido desde Física o química. Con un excéntrico profesor de filosofía como eje central de la trama, la serie se va adentrando en la vida de un grupo de estudiantes de Bachillerato de Barcelona. En sus tres temporadas se abordan todo tipo de tesituras propia de esta clase de series, esta vez con el trasfondo de una nueva enseñanza filosófica. Es una de esas series que llaman la atención por su defensa de los valores éticos en un panorama en el que dominan otro tipo de ficciones.

Disponible en: Netflix.

Gilmore Girls (2000 - 2007)

Aunque no se trata de una serie de adolescentes al uso, Gilmore Girls tiene mucho de ese paso hacia la adultez gracias a Rory Gilmore. Es una de las pocas representaciones de la juventud en la que la relación de la protagonista con su familia es sana y estable. Además, es una persona muy centrada en sus estudios, un tema recurrente e importante para la trama en muchos episodios. Junto a ella encontramos a todo tipo de estudiantes y exploramos su relación con el amor, la universidad, el trabajo y los vecinos de Stars Hollow, algo muy poco habitual cuando nos encontramos con series de instituto.

Disponible en: Netflix.

One Day at a Time (Día a día) (2017 - Actualidad)

De nuevo, esta serie es más una sitcom familiar que una serie de adolescentes, pero también tiene mucho que decir sobre la juventud. En el día a día de esta familia cubanoamericana se habla de discriminación racial, adicciones, géneros no binarios y religión con una naturalidad y un sentido del humor a los que no estamos acostumbrados en televisión. La serie fue cancelada por Netflix tras la tercera temporada, pero, tras una intensa campaña por parte de los fans, la cadena estadounidense Pop TV la ha rescatado y no parece que tengan planes de acabar con ella pronto.

Disponible en: Netflix.

Todo es una mierda (2018)

Esta serie ambientada a finales de los noventa es una de las más tiernas representaciones de la adolescencia de esta lista. Los protagonistas, un grupo de marginados sociales en su mayoría, se las apañan para sobrevivir día a día en el instituto mientras lidian con abusones y proyectos escolares. Además, es una de las primeras apariciones importantes de Sydney Sweeney (Euphoria, El cuento de la criada), que esta vez interpreta a una joven descubriendo su orientación sexual. Una serie corta y ligera para pasar la tarde alejada del típico drama adolescente. Por desgracia, ha sido cancelada tras su primera temporada.

Disponible en: Netflix.

BONUS: EMO: The musical (2016)

Si hay un grupo infrarrepresentado en las series de adolescentes esos son los emos. Este movimiento social tan característico de los 2000 nació al son de My Chemical Romance y Green Day y engendró a toda una generación de adolescentes que vestían de negro y se planchaban el flequillo. EMO: The Musical es una parodia magistral de todo ello, en la que se ríen, no solo de la cultura emo, sino del tradicionalismo cristiano, la capitalización de la escuela pública y de la propia adolescencia. Una suerte de reinvención del chico conoce chica al estilo Grease que nos recuerda que, en el fondo, Jesucristo también fue emo.

Disponible en: Netflix.