Durante el proceso de configuración previo a la compra de un nuevo Tesla –ya sea Model S, Model X o Model 3–, el fabricante permite activar tanto el sistema Autopilot y como la tecnología de conducción autónomo total. En caso de no hacerlo, los clientes también tienen la opción de, mediante una actualización de software, activar el sistema Autopilot una vez hayan recibido el vehículo.

Si la activación se hace al momento de la compra del coche, la función tiene un coste bastante reducido en comparación a la actualización posterior:

  • $4.000 dólares extra por el Autopilot básico.
  • $7.000 dólares extra por la capacidad de conducción autónoma completa, que incluye navegación en Autopilot, convocar el coche dentro de un parking, auto aparcamiento y el cambio automático de carril en autopistas.

Pero junto con el paquete de ajustes de precios que acompañó al anuncio del Model 3 de 35.000 dólares, Tesla también redujo el coste de la actualización de software que permite a los propietarios de un Tesla activar el sistema Autopilot después de su compra. Los nuevos precios, según el comunicado, son los siguientes:

  • $2.000 dólares extra por el Autopilot básico.
  • $3.000 dólares extra por el por la capacidad de conducción autónoma completa.

Tras la modificación de precios, las personas que ya tienen un Tesla y quieren obtener Autopilot –sumado a conducción autónoma completa– podrán hacerlo por $6.000 dólares menos de lo que costaba antes. Para aquellos que ya habían pagado por estas mejoras antes de la reducción de precio, se les ofrecerá acceso al programa de actualización de software anticipada (o EAP por sus siglas en inglés). Es decir, podrán probar algunas capacidades nuevas antes que otros conductores de la marca.

2019 arranca con una estrategia general de reducción de precios a lo largo de toda la gama, tanto de vehículos como de acceso a características nuevas por medio de actualizaciones de software. Estas últimas eran, a menudo, demasiado costosas considerando que simplemente se trata del desbloqueo vía software de unos componentes que ya están previamente instalados en el vehículo. De esa forma Tesla podría ver un aumento significativo de los ingresos posventa y mejorar su situación financiera.