Cuando las aguas aún no se han calmado en el sector del taxi, Uber anuncia la llegada de una nueva ciudad en su historial.

No es una sorpresa realmente. El aterrizaje en Sevilla adelantaba la próxima localización de la tecnológica en España: Córdoba. Sin fechas claras sobre la mesa, ha sido justo una semana después del anuncio del decreto ley de José Luis Ábalos, Ministro de Fomento Hoy, 3 de octubre, Uber empieza a operar en Córdoba. Unos 50 conductores, que pronto seguirán ampliándose en la región, que se suman al objetivo de los 800 conductores que se quieren alcanzar en los próximos meses.

Con una estimación aproximada de que los servicios de Uber en Córdoba serán, de media, un 30% más barato que el taxi. De hecho, Uber ha aprovechado este lanzamiento para unificar sus tarifas en la región y reducir un 15% de media los precios en Málaga. El precio mínimo en toda la comunidad será de 3,5 euros. En cualquier caso, los precios se han establecido de esta manera:

  • Por minuto: 0,10€
  • Por kilómetro: 1,20€
  • Tarifa mínima: 3,50€
  • Precio base: 0,40€
  • Cuota de cancelación: 3,50€

Dentro de unos días, Uber anunciará la entrada en Granada como su última ciudad en Andalucía después de Sevilla, Málaga o Córdoba.

Tranquilidad temporal en cuanto a las VTC

El pasado viernes, Ábalos abría la Caja de Pandora de la normativa del transporte en España. Un texto que parecía que iba a decantarse a favor del taxi con una victoria aplastante, la realidad es que no ha dejado contento a nadie. Para el sector de las VTC, con Unauto, Uber o Cabify a la cabeza, supone una inseguridad jurídica a largo plazo que puede echar por tierra el trabajo de años.

El decreto ley para el taxi que ya odian todas las partes

Para el taxi es una promesa que se ha ido por el desagüe y que no convence en cuanto a plazos. La idea del Ministro es que, en 4 años, la gestión de las licencias VTC sea una competencia total de las Comunidades Autónomas. A partir de este momento, Ayuntamientos y Comunidades tendrán la potestad para gestionar esos permisos; algunos de ellos a través de las licencias urbanas ansiadas por el taxi.