Junto con el LG V40, la empresa surcoreana ha presentado el LG Watch W7, un nuevo reloj de concepción híbrida que combina las manecillas mecánicas convencionales con el sistema operativo Wear OS y los componentes digitales propios de un smartwatch.

LG ha desarrollado este nuevo producto junto a la relojera Soprod, combinando un mecanismo de cuarzo, manecillas mecánicas y un chasis de acero inoxidable con las virtudes de la era digital.

Si se desactivan las capacidades digitales y se utiliza como un reloj convencional, el Watch W7 puede llegar a ofrecer una autonomía máxima de cien días. Con Wear OS y los diferentes módulos digitales activos, sin embargo, esta decae hasta las 48 horas de funcionamiento -equiparando a otros smartwatches del sector-.

La caja del reloj es compatible con cualquier correa de 22 milímetros, un formato muy común entre los relojes analógicos convencionales.

El cerebro de la parte digital es la plataforma Snapdragon Wear 2100, cuya fecha de caducidad ya está muy cerca -y podría afectar a la longevidad del producto-. Además, se ofrece conectividad Wi-Fi, Bluetooth 4.2, 4 GB de almacenamiento y un puerto USB de tipo C.

Destaca la ausencia de conectividad NFC, imprescindible para realizar pagos mediante la plataforma Google Pay -también disponible en relojes Wear OS-. De la misma forma, llama la atención la ausencia de un panel OLED, cuyo alto contraste enriquece significativamente la experiencia de los relojes inteligentes.

LG, por el momento, no ha proporcionado detalles sobre la distribución del LG Watch W7 en España y Latinoamérica.