La respuesta de Movistar y MasMóvil a la necesidad de tarjetas SIM virtuales no se ha hecho esperar. Según elEconomista, que cita a fuentes cercanas a los operadores, ambas empresas ya trabajan en su implementación dentro de las redes de telefonía móvil. El objetivo es realizar un lanzamiento comercial antes de finalizar el invierno.

A día de hoy, los dos únicos operadores que ofrecen tarjetas SIM virtuales -también conocidas como eSIM- son Vodafone y Orange. Esta virtud permite a sus abonados disfrutar de todas las capacidades presentes en los nuevos Apple Watch con conectividad celular, cuya venta arrancó en España el pasado 21 de septiembre.

Gracias a la conexión celular, los Apple Watch pueden realizar llamadas telefónicas, responder mensajes de texto, escuchar música en streaming e interactuar con las notificaciones sin un iPhone cerca.

El reloj de Apple, no obstante, no es el único que se nutre de las tarjetas SIM virtuales. Equipos como el Galaxy Watch de Samsung también se puede adquirir en modalidad 4G, obteniendo unos beneficios similares gracias a la conexión a redes móviles.

Los clientes que deseen disfrutar de conectividad celular en su reloj inteligente tienen que adherir un suplemento a sus líneas móviles. En el caso de Vodafone y Orange, el desembolso extra oscila entre los 4 y 5 euros mensuales, aunque ambas operadoras ofrecen bonificaciones en función de la tarifa contratada por el cliente.

En el futuro, las SIM virtuales reemplazarán por completo las tarjetas físicas convencionales. Teléfonos como el iPhone XS, de hecho, ya ofrecen esta posibilidad.