No se trata de un asistente virtual para realizar tareas específicas, para que te muestre información o para usarlo como recordatorio, las bases de Google Assistant, sino que es más bien una suerte de aplicación independiente que utiliza la tecnología de voz de Google para controlar el sistema, y cuando decimos controlar, nos referimos a utilizar cada uno de los elementos de Android con la voz, incluyendo las diferentes funciones de las aplicaciones.

Voice Access de Google, que así se llama, es similar al Voice-Over de Apple que permite a personas con dificultades disfrutar de todas las opciones disponibles en el teléfono. ¿Cómo? Modifica la interfaz para añadir puntos específicos que va unidos a comandos de voz, como números o letras, de forma que usando la escucha activa podemos ir guiando al terminal para que vaya realizar acciones específicas que se muestran en pantalla. Es como tocar los diferentes elementos que hay en pantalla pero con la voz:

La aplicación está disponible de forma gratuita en la Play Store, es decir, no va incluida a nivel de sistema como sí lo está voice-over, pero se puede instalar en cualquier terminal Android siempre que sea mínimo 5.0. Una vez instalada, hay que activarla desde las opciones de accesibilidad para que tenga permisos para funcionar por todo el sistema, que van desde el acceso al micrófono, a la aplicación teléfono y a las opciones de accesibilidad del sistema, siguiendo los pasos que Google especifica:

  1. ConfiguraciónAccesibilidad.
  2. Seleccione "Acceso por voz".
  3. Enciende el interruptor.
  4. Completa la configuración y el tutorial para configurar y aprender a usar el acceso por voz.

Eso sí, hay que tener en cuenta que para usar Voice Access completamente manos libres, es necesario activar "Ok Google" desde cualquier pantalla, por lo que tenemos que tener un terminal compatible con esta función de Google, que son mayoría entre los terminales más o menos recientes. Para empezar a utilizarlo hay que seguir los mismos pasos que para el asistente de voz normal: decir "Ok Google" y a partir de ahí dar las instrucciones pertinentes.