Desde las 10 de la mañana de hoy, tanto Uber como Cabify han iniciado su jornada de viajes gratuitos con el objetivo de protestar por la inminente aprobación del decreto ley del Ministro de Fomento, José Luis Ábalos. Desde el minuto uno, las solicitudes a las diferentes tecnológicas del transporte han desbordado sus propias capacidades, las esperas son prolongadas y, en muchos casos, no hay vehículos disponibles -algunas empresas concesionarias de vehículos VTC han decidido retirar algunos coches de la circulación al considerarse un día de altas probabilidades de altercados con el sector del taxi. De hecho, ya se ha denunciado el ataque a un vehículo en la zona de Villaverde, al sur de la capital.

En cualquier caso, la idea de un viaje gratuito se antoja bastante atractiva para muchos usuarios. Desde Unauto, la mayor asociación de licencias VTC de España, valoran la jornada como positiva con un seguimiento masivo tanto por la parte de los conductores, como de los usuarios. Para algunos conductores, de ambas plataformas, el día no se ve desde el mismo prisma. Entienden la situación respecto a la cuenta atrás presentada por el Ministro Ábalos, pero afirman que tampoco pueden asumir los costes de una nueva jornada de viajes gratuitos. Efectivamente, Uber y Cabify no cobran sus comisiones por servicio, al igual que las empresas propietarias. Desde las tecnológicas afirman que los asalariados, los conductores, no verían una repercusión a la baja en su sueldo sin embargo, han sido varias las compañías propietarias de licencias VTC las que ya han dado el aviso a sus conductores de que el día de hoy no quedará reflejado en sus hojas de servicio.

La compleja situación de la CNMC

Algunos conductores de las plataformas tecnológicas entienden que este movimiento podría figurar como una suerte de competencia desleal. Durante la jornada de ayer, el sector del taxi, liderados por Fedetaxi, ya anunciaba que presentarían una queja formal ante la Comisión Nacional de Mercados de la Competencia por la celebración de la jornada de viajes gratuitos.

Ahora se une al taxi el Ayuntamiento de Madrid. Desde el Consistorio, liderado por Carmena, se entiende que este movimiento supone una absoluta ruptura del mercado a través de una acuerdo gestionado entre empresas. Ciertamente, la CNMC acepta acuerdos bajo promociones temporales, pero se abre una vía de estudio dentro de una de las organizaciones que más ha batallado en contra del sector del taxi.

El decreto sin una de las partes

A lo largo de la jornada, y mientras las grandes tecnológicas celebraban su día de viajes gratuitos, las deferentes gremiales del taxi -entre las que se incluye Caracol y Elite Taxi-, han llevado a cabo una serie de reuniones de urgencia con los diferentes técnicos del Ministerio de Fomento. ¿El objetivo? Atar cualquier cabo suelto para pulir el decreto ley que habrá de ver la luz el próximo viernes.

Desde Unuato denuncian que es "absurdo regular las VTC sin las VTC". Explican, a través de un comunicado, que a dos días de aprobarse un texto que irá en su contra, nadie se ha sentado con ninguna de las asociaciones mayoritarias para explicar el contenido del texto en cuestión. De esta manera, instan al Ministro de Fomento a que, con carácter de urgencia, se reúnan antes de la publicación del viernes próximo.

La realidad es que probablemente sea demasiado tarde para las compañías VTC. Según ha podido saber El Confidencial el taxi no solo ha conseguido la aprobación del decreto ley a su favor, también todas las garantías de que la licencia urbana de Ada Colau sea una realidad en la mayor parte de las grandes capitales. Para el taxi, liderado por Elite y Caracol este ha sido uno de los mayores logros de la serie; asumiendo, además, un papel protagonista en el proceso y celebrando que las dos gremiales ha dejado de lado a la poderosa Fedetaxi de Leal.