Las colas han vuelto a la Puerta del Sol con el lanzamiento de los nuevos iPhone XS y Apple Watch Series 4. El número de personas que esperaban frente a la tienda, eso sí, ha sido notablemente inferior al del año pasado, cuando, en el mes de noviembre, se produjo el lanzamiento del iPhone X.

Que hayan menos personas haciendo cola para la compra del iPhone XS y el Apple Watch Series 4, sin embargo, no es sinónimo de menor interés o ventas del producto. La empresa norteamericana insiste a sus clientes en realizar reservas del teléfono a través de su web, evitando así las colas —en algunos casos kilométricas— que se producen en torno a sus tiendas. El número de personas que esperan en las puertas de las tiendas, por lo tanto, no puede considerarse como un termómetro del éxito.

El primero de la cola

Al frente de la cola se situaba Giovanni, un italiano de 31 años residente en Madrid que, tras recoger sus nuevos productos, reconoce estar "muy cansado", aunque considera la experiencia como "muy bonita".

No obstante, hacer la cola no fue su idea inicial. "Hice la reserva, pero compré el iPhone en color negro. Yo lo quería en oro, pero no quedaban", reconoce Giovanni, quien, además, afirma ser un comprador recurrente de la marca estadounidense.

Su bolsa de la compra se ha compuesto por un Apple Watch Series 4 de acero con LTE y un iPhone XS Max de 256 GB. La elección de este modelo en lugar de la variante estándar tiene una única razón para él: "quería un móvil con pantalla más grande".