Por si nos sabía a poco que el mundo postapocalíptico de la serie The Walking Dead (Frank Darabont, desde 2010) se expandiese con un spin-off, Fear the Walking Dead (Robert Kirkman y Dave Erickson, desde 2015), y con un crossover incluido de lo más sensato, y si aún nos parecía insuficiente que el CEO de AMC Networks, Josh Sapan, anunciase unos días atrás que la compañía tal vez desea nada menos que otras diez temporadas de la serie original, con lo que sumarían dieciocho para poner a prueba la paciencia ya maltratada y probablemente no infinita de los espectadores, ahora nos salen con que planean ampliar este universo con largometrajes y más series televisivas. Agarraos que vienen curvas.

A través de Bloomberg hemos sabido que la AMC está trazando una larga trayectoria para su ficción zombi, que incluye, como decimos, múltiples películas y nuevas series de televisión, ambientadas en otros países durante la misma hecatombe de los muertos vivientes, basadas en los cómics de Robert Kirkman que se adaptaron con la primera serie y que podrían costar en conjunto varios cientos de millones de dólares. “Tenemos un plan que va bien en el futuro”, comentó Sapan en la Conferencia Goldman Sachs Communacopia el pasado 12 de septiembre sin ser muy específico, y continuó con lo que sigue: “Si lo gestionamos adecuadamente, contará con una vida larga, lo que no quiere decir que siempre se verá como una serie de televisión”. Ojalá lo gestionen tan bien como la cuarta temporada de Fear the Walking Dead, pero tienen más peligro que un mono con dos pistolas.