Que Tesla se está convirtiendo en un gigante de la automoción en términos de innovación tecnológica no lo duda nadie. Si bien esto no le basta para mantener un ritmo de producción suficiente para cubrir toda la demanda, lo cierto es que en estos años en los que está en boca de todos no ha dejado de innovar en el apartado tecnológico de sus coches. Hasta ahora, el punto más importante en el sector es, sin duda, la conducción autónomo.

Y sí, Tesla es a día de hoy la ganadora absoluta, por lo que es lógico que quieran seguir manteniendo su liderato. No son pocos los fabricantes que están investigando su propia tecnología de conducción autónoma, la mayoría de la mano de Nvidia que parece ser el partner de tecnología más importante para el desarrollo de la inteligencia artificial de los coches autónomos. De hecho, la compañía de Elon Musk también ha estado usando la tecnología de Nvidia para sus coches, pero para sorpresa de todos también quiere terminar con la dependencia de proveedores externos.

Por ello la sorpresa del día ha sido que la compañía está desarrollando su propio hardware de conducción autónoma, con sus propios chips, para no depender de terceros y, sobre todo, para mejorar la eficiencia de su ecosistema en términos de adaptar el software el máximo posible al hardware para que funcione como un reloj.

Y no se trata de una apuesta para el futuro lejano, sino para el medio plazo. Tesla ha desarrollado lo que se llama "Hardware 3", un nuevo sistema fabricado por Tesla y pensado para ser instalado en el Model S, X y 3 para hacer todos los cálculos necesarios y aumentar el nivel de autonomía de Tesla.

Según Elon, el salto respecto a la tecnología actual es gigante: mientras que el software análisis de Tesla que se ejecuta en el hardware de Nvidia funcionaba a unos 200 fotogramas por segundo, su chip especializado es capaz de hacerlo a 2000 fotogramas por segundo.

De momento se desconoce cuando llegará esta tecnología de forma nativa a los nuevos Teslas, pero dadas las pruebas que ha comentado la compañía, parece que está más cerca de lo que la mayoría sospecha.