Samsung da a conocer hoy el Galaxy Note 9 buscando que este sea un revulsivo para las malas ventas del Galaxy S9+, que no parece haber convencido al respetable tanto como debiera, según ha quedado evidenciado en sus últimos resultados trimestrales. La última bala que le queda a la compañía surcoreana en lo que resta de año para el segmento mas premium del mercado.

No obstante, al menos en el apartado estético, el Galaxy Note 9 sigue la estela de sus hermanos y ofrece poca diferencia respecto a la generación anterior, aunque sí mejora en su interior. De esta manera, vemos un S-Pen Bluetooth con más funciones, una mejora del 21 % en su batería o una función DeX (para conectar al teléfono a un monitor y hacer uso de un sistema de escritorio) mejorada en la que ya no es necesario contar con la base de conexión propietaria para hacer uso de esta función.

Así quedan sus especificaciones principales frente al Galaxy S9+, el Huawei P20 Pro y el OnePlus 6:

Galaxy Note 9 Galaxy S9+ Huawei P20 Pro OnePlus 6
Procesador Exynos 9810 Exynos 9810 Kirin 970 Snapdragon 845
RAM 6/8 GB 6 GB 6 GB 6/8 GB
Almacenamiento 128/512 GB 64/128/256 GB GB 128 GB 64/128/256 GB
Pantalla 6,4" SuperAMOLED 6,2" SuperAMOLED 6,1" AMOLED 6,28" AMOLED
Cámara principal 12 MP variable f/1.5 y f/2.4 + 12 MP f/2.4 12 MP variable f/1.5 y f/2.4 + 12 MP f/2.4 40 MP f/1.8 + 12 MP f/1.6 + 8 MP f/2.4 16 MP f/1.7 + 16 MP f/1.7
Cámara secundaria 8 MP f/1.7 8 MP f/1.7 8 MP f/2.0 5 MP
Batería 4.000 mAh 3.500 mAh 4.000 mAh 3.300 mAh
Resistencia IP IP68 IP68 IP67 Sí, sin calificación IP
Biometría Lector de huellas + iris Lector de huellas Lector de huellas Lector de huellas
Precio ~1.000 euros ~700 euros ~700 euros 519 euros

¿Suficiente para destacar?

El Galaxy Note 9 es un teléfono que, evidentemente, cuenta con unas especificaciones dignas del segmento más amplio del mercado pero que, al mismo tiempo, tampoco sobresale de manera notoria en ninguno de sus aspectos por encima del resto de terminales que se pueden encontrar, más allá de contar con un puntero y una superficie de pantalla algo mayor. El Galaxy S9+ comparte aspectos que son totalmente idénticos, como la cámara o el procesador, mientras que el Huawei P20 Pro consigue igualar la capacidad de la batería y, como bien sabemos, tampoco se queda atrás en lo que a la fotografía respecta.

Es complicado establecer un claro ganador en la gama alta, donde todos los fabricantes intentan montar en sus terminales toda la artillería que tienen a mano para convencer al consumidor de que merece la pena realizar la –cada vez más– alta inversión que suponen estos dispositivos. Y es aquí donde el Galaxy Note 9 tiene más que perder este año, pues sus rivales llevan ya unos meses en el mercado (incluido el Galaxy S9+) y su depreciación los convierte en unas alternativas perfectamente válidas en un amplio abanico de escenarios por un importe menor que la cifra de salida del que hoy llega al mercado.