Epic Games sigue con el cargado calendario de novedades de su proyecto estrella, Fortnite. Tal y como se había dejado caer durante las últimas semanas, la última gran actualización trae de nuevo consigo los misiles guiados, introducidos hace semanas en el modo battle royale y retirados semanas después. En esta ocasión, eso sí, han trabajado en rebajar su potencia debido a las quejas de los jugadores.

De hecho, esta versión 5.10 de Fortnite se centra en las explosiones y en la parte más alocada de la experiencia. Otro de los viejos conocidos que vuelve es el jetpack, la mochila propulsora que Epic retiró debido a lo que desequilibraba cada partida; ahora bien, hay una pequeña particularidad: los jetpacks solo podrán ser encontrados y utilizados en un nuevo modo de juego que, como de costumbre, solo estará disponible por tiempo limitado.

'Explosivos voladores' (Fly explosives), como lo han bautizado, gira en torno al frenetismo, la locura y las explosiones. Así, el sobrevolar el mapeado gracias a los jetpacks utilizando exclusivamente armas explosivas, con tiempos de reducción de la cúpula más rápidos, aportará una nueva experiencia para los usuarios de Fortnite, acostumbrados a nuevas experiencias que, según su éxito, quizá terminen volviendo, como ocurrirá con el modo Playground.

Fortnite sigue creciendo a un ritmo imparable (e inigualable) en la industria actual, arrasando en iOS, PS4, Xbox One, Switch y PC. Por si fuera poco, todo indica a que llegará en unas semanas a Android (más concretamente, a estos dispositivos) y, como es de esperar, el fenómeno no hará más que crecer. ¿Bajará el ritmo con la llegada de rivales duros como Battlefield V o Call of Duyt: Black Ops IIII, ambos con modalidades battle royale? El tiempo dirá pero, sea como fuere, Fortnite ya ha hecho historia.