Hace un par de días era el primer sistema de carga inalámbrica a distancia el que hacía gala con la aprobación de la FCC y el comienzo de su comercialización masiva. Sí, el producto es tosco y requiere que los dispositivos que se vayan a cargar estén dentro de un radio de un metro del enorme emisor de radio que emite la carga, pero lo cierto es que el primer intento comercial de eliminar los cables y bases de carga de nuestros dispositivos.

No obstante, parece que Apple ya lleva un tiempo investigando el asunto, con la intención de que carguemos nuestros dispositivos Apple a distancia sin necesidad de base de carga o cable. Este último año la compañía ha adoptado el estándar de carga inductiva Qi para sus dispositivos, pero en todo caso, como con el Apple Watch, se necesita contacto entre la base y el dispositivo.

En este sentido, la Oficina de Patentes y Marcas Comerciales de EE. UU. acaba de aceptar un par de solicitudes de patentes de Apple relacionadas con transferencias de energía inalámbricas y carga a distancia. De momento, eso sí, se desconoce si esta nueva patente llegará a hacerse realidad a corto plazo, pero el asunto es que Apple ya está trabajando en ello e interesándose por esta tecnología.

Además, según la patente de Apple, el usuario podrá configurar transferencias de energía inalámbricas en un orden particular, configurando el sistema para que primero se cargue el iPhone, luego el iPad y después el Apple Watch, por ejemplo, algo ideal para priorizar el dispositivo cuya carga la necesitamos con más rapidez, al menos si tenemos en cuenta que estos sistema de carga inalámbrica "reparten" la potencia de carga entre los diferentes dispositivos.