Volkswagen, uno de los mayores fabricantes de automóviles a nivel mundial, planea presentar un modelo eléctrico del mítico Beetle. Esta nueva variante también apostará por la tracción trasera, algo que la compañía abandonó en esta gama de producto hace años.

Tracción trasera y unidad de potencia eléctrica."Si quisiéramos hacer un Beetle, eléctricamente sería mucho mejor que el modelo actual, mucho más cercano a la historia, porque podría ser de tracción trasera", declaró Herbert Diess a Autocar. Pese a sus declaraciones, el presidente de la marca niega que el movimiento sea, a día de hoy, definitivo.

Volskwagen ya ha desvelado conceptos eléctricos como el ID Buzz, que entrará en producción de cara al año 2022. Para fabricar y ensamblar esta clase de vehículos, la marca alemana hace uso de la plataforma MEB (Modular Electric Baukasten).

El pasado mes de septiembre, el grupo Volkswagen anunció que ofrecerá una variante eléctrica de todos sus vehículos antes del año 2030. El fabricante alemán acompañará esta operación con una inversión de 20.000 millones de euros durante los próximos años. La marca espera presentar 80 nuevos modelos eléctricos antes de 2025 —a través de marcas como Seat, Audi, Porsche o Volkswagen—.

La introducción del Volkswagen Beetle eléctrico supondría un pequeño paso en esa dirección que el grupo VAG formalizó el pasado mes de septiembre y que otros grandes fabricantes también han adoptado. Durante las próximas dos décadas, la transición hacia el eléctrico será la tónica dominante de esta industria. Esta tendencia estará acompañada por los sistemas de conducción autónoma, donde fabricantes como Ford o Tesla están haciendo grandes inversiones.