Tesla se ha encontrado con un gran problema en China. De esos que, aunque bien se esperan, no se acaban de evaluar como positivos o negativos. Hay quien diría que los problemas que vienen de oriente para Tesla son una buena noticia, pero están poniendo a la compañía en una encrucijada: sus coches con demasiado populares en el país asiático, la demanda se ha disparado, y Tesla es incapaz de abastecerla al ritmo de producción actual, y más con la sombra del Model 3 a la vuelta de la esquina.

Y es que la fábrica de California que abastece parte de la demanda asiática no da para más. Según Bloomberg, la factoría está trabajando incluso por encima de su capacidad máxima en algunos de los procesos más relevantes. Es esa clase de problemas los que demuestran que un producto ha tenido gran calado en un país tan hermético y con tantas diferencias culturales como China, por lo que es algo a lo que Tesla debe poner solución lo antes posible.

En este sentido, ya había rumores sobre qué podría hacer Tesla para expandir su producción a China, sobre todo el términos de fabricación, algo que estaba poniendo en aprieto a Elon Musk al descentralizar parte de la producción a un país que no esta bien visto por la industria de la automoción americana, orgullosa de su fabricación nacional. Tesla, por tanto, estaba en otra encrucijada en términos de imagen que se unía a la actual de producción.

La solución, por tanto, es más que obvia: Tesla está cerca de llegar a un acuerdo en la ciudad de Shanghai para producir vehículos en China para el mercado interno chino y no tanto para exportar y llevar a Estados Unidos, en un momento en el que el Gobierno del país asiático está empujando a adopción del coche eléctrico ante el aumento de la contaminación y del número de vehículos en circulación.

El acuerdo que permitiría a Tesla para construir instalaciones en la zona de desarrollo de la ciudad de Lingang podría estar listo tan pronto como esta semana, pero de momento el problema de la sobredemanda de Tesla seguirá en marcha: una nueva factoría aceleraría parte de la producción de Tesla a medio plazo, pero dado a como está actualmente la factoría de la compañía, no solucionaría la falta de oferta actual.