Una de las principales de diferencias entre Twitch y YouTube era la duración que el contenido se mantenía en la plataforma. Con con concepto basado en el directo en streaming, Twitch no permitía inicialmente guardar los streaming en el canal de cada usuario, y esta característica, cuando acabó siendo implementada, mantenía una caducidad para esos vídeos. Básicamente, y a diferencia de la plataforma de Google en la que el contenido es para siempre, Twitch siempre se había fijado en el directo, el el momento.

No obstante, los movimientos de YouTube de ofrecer directos de videojuegos, que no ha terminado de cuajar entre la comunidad, unido a los cambios en las políticas de contenidos de YouTube y a las restricciones de edad, han abierto la puerta a Twitch para replicar el modelo de YouTube justo en el sector en el que son verdaderamente competitivos: los videojuegos.

Ha sido en el seno de la TwitchCon cuando la compañía perteneciente a Amazon ha confirmado que incluirán la posibilidad de subir a Twitch contenido pre grabado anteriormente para mantenerlo dentro de la plataforma, de forma que sirva a modo de repositorio dentro del canal de cada usuario, un envite directo a YouTube, que basa su modelo principal (y el de videojuegos) en la misma propuesta.

"Cualquiera puede grabar y editar playthroughs de juegos completos, tutoriales paso a paso, montajes, vídeos o cualquier otro tipo de contenido."

La función está en fase beta, pero incluye las mismas funcionalidades que YouTube: notificación a suscriptores, video manager, miniaturas personalizadas, y lo más importante, estadísticas para cada vídeo de forma independiente. Parece que después de todo, el contenido de videojuegos va a ser herencia de Twitch, al menos sobre el papel.

👇 Más en Hipertextual