A principios de este mes Samsung presentaba en IFA 2013 su esperado smartwatch. Hasta ese momento, se habían filtrado especificaciones y algunas imágenes, pero desconocíamos cómo sería exactamente el Galaxy Gear. Ahora, unas pocas semanas tras su lanzamiento, Samsung reconoce que "carece de algo especial" y que "invertirán para mejorar la interfaz y la experiencia del usuario". Algo que me parece positivo y negativo al mismo tiempo.

Lee Don-joo, presidente de marketing de Samsung para el negocio móvil, revelaba a Korea Times algunos de los planes en los que están trabajando actualmente. Lee asegura que el dispositivo está recibiendo una "cálida bienvenida", pero no quiso revelar los números, en cuanto a ventas, del producto. Sobre la interfaz del smartwatch, samsung tiene previsto contratar más personal para renovar el recién lanzado Galaxy Gear:

Hemos reconocido que al Galaxy Gear le falta algo especial. Invirtiendo en la interfaz y experiencia del usuario, los dispositivos de Samsung serán mejores en términos de satisfacción del cliente.

¿Llegar antes o llegar mejor?

Me parece algo muy sano y maduro reconocer los errores propios, intentando mejorarlos para no volver a caer en ellos de nuevo. Lo que sí me parece contraproducente, es lanzar un producto con el que no estás 100% convencido o que necesita mejorar en algunos aspectos. El mercado de los wereable gadgets comienza a ser invadido poco a poco por nuevos dispositivos que buscan hacerse un hueco en nuestro día a día, creo que se establecerán y sobrevivirán aquellos que ofrezcan un producto rompedor que sea capaz de convencer al gran público.

Personalmente, creo que el Galaxy Gear puede ser muy útil en muchos aspectos. Al mismo tiempo, en su lanzamiento pensé lo mismo que expresa ahora la compañía, que "carece de algo especial". La interfaz y el diseño creo que podrían ser más atractivos. Aquellos "productos inteligentes" que quieran llegar para quedarse deberían plantear algo nuevo, no replicar la "experiencia móvil" en otras partes.