El maravilloso mundo de las demandas entre empresas tecnológicas nunca está en calma. Es más: yo no entiendo cómo a ninguna productora se le ha ocurrido una serie de TV sobre el departamento legal de un gigante informático. El caso que hoy nos corresponde discutir tiene como protagonista a Apple (¡oh, qué sorpresa!). Pero esta vez, los chicos de Steve Jobs no son los atacantes, sino las víctimas, ya que han recibido una demanda por violar una patente de reinicio rápido con Mac OS X Lion.

El demandante es una pequeña y poco conocida compañía de Florida llamada Operating System Solutions LCC (OSS LCC). De acuerdo con la compañía, esta característica del nuevo sistema operativo de Apple viola una de sus patentes, la cual estipula el protocolo que se debe seguir para garantizar un reinicio rápido del ordenador. Lo curioso es que la patente no está registrada a nombre de OSS LLC, sino que fue otorgada en primera instancia a LG en 2002. De ahí, los derechos han ido saltando de empresa a empresa con el paso de los años, aún sin quedar claro cuándo terminaron en manos del ahora demandante.

Debido a lo embrollado del paradero de la patente, algunos analistas sostienen que se trata de un "disparo preventivo" por parte de LG. Ahora que los pleitos legales entre Apple y varios fabricantes que utilizan Android se han disparado, resulta cuando menos sospechoso este movimiento. El antecedente directo que se da es la demanda que interpuso Motorola a los de Cupertino en octubre de 2010, la cual sirvió como un primer golpe para adelantarse a las acciones legales de Apple.

Según esta hipótesis, OSS LCC solamente sirve como una máscara de LG, quien desea dejarle en claro a Apple que están preparados para una posible campaña legal contra ellos. La marca sudcoreana sabe que también está en el radar de los fabricantes de dispositivos con Android, así que este movimiento serviría como una declaración ante una inminente batalla.

La parte cuestionable es que OSS LCC está demandando a Apple por implementar una idea que, de no haberse plasmado en Mac OS X Lion, seguiría únicamente en el papel. Si bien las reclamaciones legales de Apple son cuestionables como métodos para inhibir a la competencia, es cierto que casi siempre están respaldadas por un producto ya realizado. Por supuesto, lo más seguro es que esta demanda se resuelva bajo la mesa, lejos de los tribunales, con algún pago de indemnización de por medio. La pregunta es si estaremos ante la primera bala de una nueva guerra por el mercado de los smartphones.