Presentado por
Tecnología

La evolución del transporte ferroviario como parte de la movilidad del futuro

3/04/17 - 17:35

A nivel interurbano, los cambios más importantes de los próximos años estarán relacionados con el transporte ferroviario.

El vehículo autónomo está en boca de todos desde hace años, la industria del automóvil avanza actualmente en el desarrollo de nuevas baterías de ion-litio para vehículos eléctricos, pero sin descuidar el transporte sin conductor. Estos avances, no solo se producen en torno al automóvil, sino también en medios de transporte como el ferroviario.

En España tenemos buenos ejemplos de esta evolución, sin ir más lejos, la L9 de Metro Barcelona es la primera línea automática sin conductor del país, y la más larga de Europa de este tipo. En Europa, también están implementado este tipo de tecnología y lo podemos ver en, por ejemplo, el Metro de París. El sistema de señalización y control ferroviario de ésta y otras líneas, que ha sido desarrollado por Siemens en su Centro de Competencia en I+D+i de España, se denomina Trainguard MT, un sistema CBTC (Communications Based Train Control) basado en la comunicación vía radio entre el tren y la vía. El sistema Trainguard MT realiza de forma automática las funciones de arranque, supervisión de la velocidad, control de tracción y freno, parada, maniobra de vuelta en los terminales, así como la apertura y cierre de las puertas del tren y del andén. De igual forma se ha implementado también una funcionalidad de marcha en deriva que incrementa la eficiencia energética. Este sistema de conducción automática está en servicio en los metros de París, Nueva York, Sao Paulo y Budapest, entre otros.

Metro de París. Crédito: Siemens.

El transporte ferroviario añade una serie de beneficios ya existentes a la movilidad del futuro: reduce la congestión en superficie, minimiza las emisiones contaminantes, y supone una conexión económica, segura y efectiva del entorno metropolitano. Por este motivo, no es de extrañar que dentro del Plan de Sostenibilidad Energética, precisamente con el año 2020 en el horizonte, este tipo de transporte tenga una importancia claves, siendo uno de los objetivos finales, en cuanto al tráfico de viajeros, es que en 2025, el 90 % de la población española se sitúe a menos de 50 kilómetros de una estación de alta velocidad. 

Para entender porque España es uno de los países con mayor reputación mundial en cuanto al transporte ferroviario tenemos que observar la potente búsqueda de soluciones tecnológicas para que la red no quedara aislada de la europea, debido al ancho de vía diferente al internacional. La respuesta fueron los trenes de ancho variable, un punto de partida que ha estimulado a nuestros ingenieros a buscar la interoperabilidad total. La flota actual puede circular por anchos diferentes, con diferentes tensiones de catenaria, diferentes sistemas de señalización y -nuestra próxima incorporación- trenes híbridos para vías con y sin electrificar.

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia. Si sigues navegando estás aceptando nuestra política de cookies