La importancia de renovar la industria alimentaria en España

La cuarta revolución industrial está a la vuelta de la esquina.

Presentado por
siemenes_logo

Según datos del Ministerio de Agricultura Alimentación y Medioambiente, la industria de alimentación y bebidas es el primer sector industrial en facturación y un importante generador de empleo en España, además de ser de las pocas actividades que exporta más cantidad de la que importa del extranjero.

Mientras Europa sienta el aliento de la competencia en la nuca todo irá bienEl Gobierno español ha dado forma a una agenda para fortalecer el sector con el fin de devolverle su peso en la economía. Para conseguirlo, es crucial renovar los equipos obsoletos e invertir en nuevos procesos más digitales. Uno de los motores para el crecimiento de nuestro país no puede quedarse atrás si queremos mantener la aceleración económica. Con este objetivo, Siemens ha reunido a más de 100 fabricantes y partners del sector a los que explicar la importancia de apostar por la digitalización y así aumentar su competitividad.

Estamos en los inicios de la cuarta revolución industrial, un paso más que viene marcado por la digitalización de los procesos de producción, gracias a la introducción del Internet de las cosas, y el uso de nuevos materiales. Conceptos que se debatirán en territorio europeo durante la próxima edición de Festival of Media Global. La industria 4.0 llega para solucionar retos como: ciclos de desarrollo más cortos, aumento de la complejidad procesos de producción, mayor coste de la energía y requisitos medioambientales más estrictos. Con todo ello se espera dar respuestas más rápidas y eficientes a la demanda del mercado.

No podemos frenar uno de los principales motores del crecimiento económico

Las plantas inteligentes que ejemplifica esta nueva revolución industrial, nos acercan a un escenario en el que las máquinas se organizan de manera autónoma y se comunican entre sí, mientras las órdenes se aplican directamente. Las personas seguirían siendo esenciales gracias a su inteligencia y creatividad a la ahora de transmitir ideas o funciones, no desaparecerán, ni veremos fábricas carentes de espíritu humano, sino que se reciclarán en puestos de trabajo que mejoren directamente el crecimiento de las marcas, y por lo tanto nuestra imagen internacional.