Presentado por siemenes_logo
Tecnología

¿Cómo se sostiene energéticamente un hospital?

1/08/17 - 10:45

Las grandes infraestructuras son el principal centro de atención para comenzar a reducir los niveles de gasto energético.

Nos hemos desplazado hasta Barcelona para conocer de primera mano cómo es posible sostener energéticamente y de forma eficiente un hospital como el de la Santa Creu i Sant Pau con 46.878 m2 tras su ampliación con cuatro bloques de hospitalización.

Desde el año 2000, Siemens ha trabajado en estrecha relación con este gran centro para proveerles de los sistemas de automatización y control y protección contra incendios, así como el mantenimiento de los mismos y su evolución hasta la instalación de la plataforma integrada de gestión de edificios Desigo CC en el nuevo Edificio de Reserca que actualmente se está construyendo para realizar labores de investigación. Con la creciente subida del precio de la luz en España debido a, entre otras cosas, los problemas de suministro de gas procedentes de Argelia, principal proveedor de gas a España con una cuota del 59%, la eficiencia energética, no solo en nuestros hogares, sino en los grandes centros públicos se vuelve primordial a la hora de ajustar los beneficios anuales.

Dentro de las instalaciones del Hospital Santa Creu i Sant Pau, una de las más sensibles y críticas es la de la zona quirúrgica, pues se requiere de unas condiciones de temperatura, humedad y presión esenciales, consiguiendo además de un correcto control, un ahorro del 30% en el consumo energético gracias a programaciones preestablecidas. Uno de estos programas puede ser el de la climatización, que distingue entre un quirófano operativo, no operativo o paro total del sistema para impulsar y extraer el aire de los ventiladores de la forma correspondiente así como su recirculación.

Hospital Santa Creu i Sant Pau.

Las plantas inteligentes que ejemplifica esta nueva revolución industrial, nos acercan a un escenario en el que las máquinas se organizan de manera autónoma y se comunican entre sí, mientras las órdenes se aplican directamente. Estamos en los inicios de la cuarta revolución industrial, un paso más que viene marcado por la digitalización de los procesos de producción, gracias a la introducción del Internet de las cosas, y el uso de nuevos materiales.

España es la economía número 14 del planeta, aunque ocupamos el puesto 45 en lo que respecta al desarrollo de la digitalización pues la inversión en I+D en España es la mitad de la media europea, y mantenemos una tendencia de retroceso. La OCDE, el organismo que más ha contribuido a la estandarización de la sociedad de información entre países concluye que la transformación digital constituye una nueva revolución industrial equiparable a la aparición de la máquina de vapor o la electrificación. Por suerte, ejemplos de innovación y sistemas inteligentes como el del Hospital Santa Creu i Sant Pau nos permiten fijar un punto en el mapa internacional.