Samsung Galaxy Tab S6 Lite

Abrazando el teletrabajo: el éxito de un modelo productivo que es ya imparable

El teltrabajo se hace presente más que nunca

Presentado por
Logo de Samsung

El teletrabajo ha llegado para quedarse. La crisis del coronavirus, que ha obligado a empresas de todo el mundo adaptarse a un escenario contemplado solo esporádicamente hasta el momento, pone de manifiesto los enormes beneficios derivados de apostar por el desempeño de la actividad de laboral de forma remota.

Y eso que trabajar desde casa es algo que, en mayor o menor medida, siempre ha estado presente. Pero no ha sido hasta los tiempos más recientes, sin embargo, cuando la digitalización en el entorno productivo ha comenzado a hacerse patente. Un hecho ahora forzosamente palpable como consecuencia de la pandemia, pero que se enmarca en el interior de un cambio más profundo: las oficinas como eje de toda la actividad empresarial están perdiendo relevancia.

Lo que ahora se vive como el mayor experimento de teletrabajo jamás habido es posible solo gracias a un formidable desarrollo tecnológico a todos los niveles gestado durante años. Uno al que se suma la voluntad de las empresas por empujar este modelo, mostrándose más proclives y abiertas a un cambio en su modo de operar conforme pasa el tiempo.

Porque lograr una productividad total fuera de la oficina no solo es posible, sino que los beneficios derivados de ello pueden ser altamente atrayentes.

Las herramientas que lo hacen posible

El teletrabajo del siglo XXI no se puede entender sin las herramientas que lo hacen posible. Desde el software dedicado al entorno laboral hasta las infraestructuras de telecomunicaciones, pasando por los equipos informáticos necesarios, el conjunto resultante se traduce en una capacidad nunca vista hasta el momento. La misma facilita y da la oportunidad de trasladar la oficina de manera completa a un entorno remoto y virtual.

Samsung Galaxy Tab S6 Lite

Un hecho que se ha reflejado a través de plataformas como Slack, Microsoft Teams o Zoom, algunos de los grandes beneficiados del periodo de cuarentena. Sus soluciones de gestión de equipos en remoto son utilizadas por millones de personas alrededor del mundo como la solución perfecta para mantener el contacto. Compartir documentos, comunicarse, trabajar de manera simultánea en varios proyectos y, en definitiva, rendir al nivel que se espera de uno es perfectamente posible a través de plataformas rápidas, fáciles de utilizar y de coste nulo o mínimo.

Algo a lo que contribuyen también, de manera indudable, dispositivos pensados para ofrecer el máximo rendimiento sin importar el entorno en el que uno se encuentre. Un campo en el que destacan de manera muy especial terminales como Samsung Galaxy Tab S6 Lite, diseñada para aportar un rendimiento libre de compromisos sin importar el lugar en el que uno se encuentre.

No es necesario disponer de un gran equipo informático compuesto por un monitor externo y un ordenador fijo. Ni siquiera un portátil. El concepto de las tablets como terminales sustitutos de los terminales convencionales es uno que se lleva barruntando cierto tiempo y ahora, en mayor o menor medida, ya se puede hacer uso de las mismas sin que suponga una penalización importante en términos de calidad de ejecución o conveniencia.

Con Galaxy Tab S6 Lite, por ejemplo, se puede obtener un rendimiento ideal para hacer videocoferencias o redactar documentos, o ambos al mismo tiempo mediante la función de doble ventana. Si las horas delante del terminal ya son varias, o si el entorno está poco iluminado, su software One UI 2 incluye un modo oscuro a lo largo de todo el sistema operativo que evitará la fatiga y el cansancio de la vista.

Y cuando uno haya terminado de trabajar, es tan sencillo como desprenderla de la base en la que se encuentre apoyada para tener un dispositivo sumamente portátil con el cual poder realizar una llamada con amigos a través de su integración con Google Duo, ver una serie o consultar las redes sociales de forma cómoda y distendida. Todo ello potenciado por sus altavoces estéreo AKG y su gran batería de más de 7.000 mAh, que ayudará a no tener que pasar por el enchufe ni en los días más exigentes.

Se enmarcan, por tanto, de manera idónea en el entorno del trabajo en remoto en tanto que no suponen una inversión considerable de recursos a la hora de contar con herramientas que permitan desempeñar ciertas actividades desde el propio hogar.

Nuevos paradigmas requieren nuevas soluciones

Dentro la realidad de haber necesitado implantar el teletrabajo por obligación en el marco de la crisis sanitaria, no es es menos cierto que no se trata del único ámbito en el que la actividad se ha trasladado al sector virtual. El de la educación, por ejemplo, es otro de aquellos que se ha visto afectado en gran medida por el llano hecho de no poder acudir a los centros escolares.

Esto ha supuesto la adopción de la docencia telemática como solución, algo que varios profesionales del sector han calificado como un reto. Lo es también para las familias, que en muchos casos no disponen de un ordenador para cada miembro o este es antiguo y no puede ejecutar los programas y aplicaciones más modernas.

Un contexto en el que, nuevamente y de manera renovada, encuentran también ahora su lugar dispositivos como las tablets. Algunas, como la mencionada Galaxy Tab S6 Lite, por ejemplo, suponen un soplo de aire fresco en el entorno educativo, trayendo consigo funciones que extienden las capacidades de comunicación de los estudiantes en su proceso de aprendizaje.

Porque en la gran mayoría de casos no hace falta una colosal potencia bruta que permita ejecutar procesos complejos, sino una máquina solvente en un amplio rango de tareas que se ajuste a un precio concreto y, además, sea intuitiva. Y nada más intuitivo para las nuevas generaciones que una pantalla táctil.

El método de interacción por excelencia se abre camino en toda suerte de aparatos por ser lo más natural, y aquí no es una excepción. Posibilita, así, tomar notas y ver una clase de manera simultánea o acceder en apenas un toque a las suites de ofimática Microsoft Office y Google Drive para realizar trabajos o colaborar en la nube junto a los compañeros de clase.

Samsung Galaxy Tab S6 Lite

Es este el motivo de que Samsung y otros fabricantes hayan puesto el foco de atención en un mercado potencial, el de la educación, que puede beneficiarse enormemente de los aportes de estos productos. Una clara muestra de ello es el añadido de un lápiz, incluido en tablets como la citada, con el cual poder tomar notas, pasar apuntes a limpio, dibujar o hacer esquemas. Todo ello ejecutado con gran precisión, guardado en formato digital y siempre accesible.

En el caso mencionado, el S Pen cumple sus funciones de método de entrada, acoplándose de manera magnética al lateral de la tablet. Sin tener que recargarlo, se encuentra siempre listo y a punto para ser utilizado.

Retos empresariales, pero también muchas ventajas

A pesar de que desplazar el trabajo al ámbito remoto puede suponer un gran atractivo, es innegable que plantea también una serie de retos a tener en cuenta. Digitalizar toda una estructura organizativa no es sencillo, pero tampoco imposible.

Twitter y Square, las dos compañías presididas por Jack Dorsey, ya han anunciado que implantarán de manera indefinida la opción del teletrabajo una vez pase la crisis. Quien lo desee –y se encuentre en un puesto que no requiera acudir a la oficina de manera imperativa–, podrá desligarse para siempre de los cuarteles generales de dichas empresas.

Y no son las únicas. Google y Facebook, por su parte, han asegurado que no será necesario que sus empleados acudan a sus centros de trabajo hasta el próximo año. "Cualquiera que pueda hacer su trabajo de forma remota puede elegir hacerlo hasta fin de año", comunicaban desde la compañía de Mark Zuckerberg, que posteriormente aseguraba que ampliará estas opciones también de manera indefinida. Movimientos que se repiten entre diferentes perfiles de empresas que encuentran en el teletrabajo un valor agregado.

El teletrabajo da la posibilidad poder contratar a excelentes profesionales de cualquier parte del mundo

A la tendencia se sumaba recientemente la popular plataforma de comercio Shopify, que emplea a más de 5.000 personas alrededor del mundo. Su CEO expresaba entonces que, cuando la normalidad vuelva a permitir el trabajo habitual, cerrarán parte de sus oficinas de manera permanente porque "El futuro de la oficina es actuar como una rampa de acceso al mismo lugar de trabajo digital al que puedes acceder desde tu casa", y no al revés.

Un cambio completo de mentalidad que puede generar un impacto en la cultura de negocio y organización, así como nuevas oportunidades. El propio ejecutivo destacaba una de ellas: "Ahora tenemos la oportunidad de que se unan a nosotros un montón de personas increíbles de todo el mundo que de otra manera no podrían debido a que nuestra organización previa requería proximidad".

Con ello se consiguen beneficios importantes y directamente apreciables, como una disminución en los alquileres, recursos invertidos en la búsqueda de oficinas e inversión en la acomodación y adecuación de espacios. Además, son muchos los que apuntan que esto podría derivar también en un importante aumento de la productividad por parte de los empleados, reduciendo las reuniones e interacciones innecesarias al máximo.

Teletrabajo es sinónimo de versatilidad

Añadiéndose a todo lo demás, hay un factor que no es posible obviar cuando se habla del teletrabajo: la libertad que obtiene aquel que lo desempeña. Este ha sido durante años uno de los puntos a favor mencionados de manera más recurrente en el argumentando de quienes abogaban por el trabajo en remoto.

No quiere decir esto en todos los casos que no se dependa de un horario fijo, pues dependerá de si se trabaja para un tercero y las condiciones, pero el ingrediente de la flexibilidad se encuentra ahí. Eso, junto a una mayor conciliación laboral al ahorrar tiempo en desplazamientos –y los elevados costes derivados de estos que pueden llegar a ocasionar–, un aumento en la capacidad de gestión personal y el aliciente de poder crear un espacio de trabajo a tu gusto son motivos de peso para inclinarse a desarrollar la jornada laboral fuera de un espacio de oficina.

Separado a todo lo anterior, pero al mismo tiempo ligado a ello, comienza a ganar tracción el perfil del nómada digital. Aquella persona que no tiene un lugar de trabajo fijo, sino que desempeña su actividad, vía internet, allá donde se encuentre en un momento dado. Es la máxima expresión del trabajar en remoto, aplicada en cualquier lugar del mundo en el que exista una conexión a la red de redes.

Kenny Hanson, fundador de la startup de coaching Mentorpass, es uno de ellos. En 2019 vendió aquello que no consideraba esencial, hizo la mochila y abrazó el estilo nómada. “Trabajar de forma remota me da la libertad de vivir la vida de mis sueños”, cuenta a Hipertextual. “Elijo la ubicación, el horario, los entrenamientos y la comida que son mejores para mí, no para mi empleador”. Pasar ocho meses en una zona costera, otros en un lugar de montaña y las vacaciones con la familia es una de las muchas combinaciones que se pueden lograr. ¿Lo mejor? El tiempo ahorrado por no tener que efectuar desplazamientos al trabajo, que estima en 400 horas anuales.

Samsung Galaxy Tab S6 Lite

Sus compañeros para hacer esto posible son un smartphone, unos auriculares con cancelación de ruido y un portátil. Una configuración básica a la que añade una tablet que le hace las veces de monitor secundario. Es otra de las utilidades que brillan en terminales como Samsung Galaxy Tab S6 Lite, que se pueden controlar con un ratón y teclado externos vía Bluetooth. La protección multicapa Samsung Knox asegura, igualmente, que la información y datos se mantengan siempre confidenciales.

Aquí, naturalmente, sus reducidas dimensiones y peso también hacen de ellos el complemento de viaje ideal, ya sea para sacar trabajo adelante o para disfrutar de contenido multimedia.

Un cóctel que Hanson termina por completar con otros accesorios: un soporte para elevar el ordenador, teclado, trackpad, micrófono de podcasting, cámara DSLR, trípode y una luz LED. Con todo ello y una buena conexión a internet, el trabajo en remoto se torna una sencilla realidad. Da un consejo, eso sí: “Usa un fondo de Zoom 'normal' para que la gente no sepa que vives en el paraíso”.

El futuro se hace presente

Aun teniendo en cuenta los indudables progresos realizados en todo lo relativo al teletrabajo de unos años a esta parte, la realidad es que muchos de quienes se encuentran ahora desempeñando su actividad bajo estas premisas no están experimentando una resultado satisfactorio. La incapacidad de prever una situación como la derivada de la pandemia del coronavirus ha influido de manera directa en que la respuesta por parte de empresas y firmas de todos los sectores no haya sido la mejor posible.

Se mezcla con ello la presencia de los hijos en el hogar, la novedad y el posible estrés del momento y, en definitiva, lo inusual del escenario que acontece. Condicionantes, en términos generales, que impiden disfrutar de los beneficios reales del teletrabajo.

Samsung Galaxy Tab S6 Lite
Imagen: Samsung.

Información escasa o desconcierto entre los trabajadores "por no tener claro que exista una organización previa que lo permita [el trabajo en remoto], así como por el desconocimiento y la rutina de tener todo tipo de respuestas e infraestructuras al alcance en la propia oficina", como relataba a este medio un empleado de una empresa que se sumaba a la modalidad del teletrabajo al comienzo de la pandemia en España, han sido una constante entre aquellos que han visto alterado su modus operandi de la noche a la mañana.

Pero, nuevamente, el periodo de adaptación y la posición tomada por grandes, medianas y pequeñas empresas demuestra que el teletrabajo no solo es posible, sino que todo apunta a que se tornará una realidad incuestionable en según qué sectores. Total o de forma híbrida –combinando días de trabajo en remoto con días de oficina–, el cambio comienza a producirse al calor de la excepcionalidad del momento.

Todavía son muchas las incógnitas por despejar. Adaptar un gran volumen de operaciones lleva tiempo, inversión y no en todos los casos se podrá prescindir de las oficinas como sede central de la organización. Así y todo, la infraestructura, las herramientas de comunicación y los dispositivos pensados para facilitar el desempeño de un amplio rango de actividades a niños, jóvenes y adultos, como Samsung Galaxy Tab S6 Lite, despejan las dudas sobre un cambio de paradigma que, ahora como nunca antes, está sobre la mesa.