Presentado por samsung_logo
Futuro

La forma más sencilla de monitorizar tu actividad deportiva

16/12/16 - 12:41

El deporte se ha convertido en un ámbito de nuestras vidas cargado de tecnología que aporta mucho, pero también distrae. Los auriculares Samsung Gear IconX cubren el hueco para los que quieren conocer sus progresos sin distracciones.

La forma más sencilla de monitorizar tu actividad deportiva

En el deporte, como en muchas otras de la vida, la concentración es esencial. Por ello, cuantas menos distracciones se produzcan mientras se practica, más productivas serán las sesiones. La tecnología puede jugar un papel negativo en él, pero también ser su mejor aliada, las pulseras cuantificadoras fueron el primer paso, ya que evitaban tener que llevar el Smartphone encima. Luego llegaron los smartwatches, que más tarde han comenzado a incluir GPS y a hacerse autónomos sin perder nada. Lo último son los auriculares Samsung Gear IconX.

Siendo totalmente inalámbricos los dos canales, la comodidad es superior a los clásicos auriculares deportivos, que suelen contar con un cable que une el lado izquierdo con el derecho. De esta manera, no se enrollarán ni tirará un lado más que otro, algo típico durante la carrera. Gracias a contar con 4 GB de almacenamiento interno, se pueden almacenar hasta 1000 canciones, lo que aporta una autonomía total.

El manejo tampoco distraerá, ya que mediante un panel táctil situado en el exterior de los auriculares es posible ejecutar distintas funciones, como si de un mando se tratara. Con un toque, se inicia o pausa la reproducción. Con dos, se pasa a la siguiente pista,. Con tres se pasa a la canción anterior. Deslizando se sube y baja el volumen y, por último, con pulsación larga se inicia el entrenamiento.

samsungiconx3

Gracias al sensor de ritmo cardíaco y al acelerómetro, los Gear IconX son capaces de medir los pasos dados o el esfuerzo realizado por el deportista portador y, con ello, la distancia recorrida y las calorías quemadas durante el día o en una sesión específica. Como se ha mencionado, tienen una función de avisar por voz del progreso, y como todos los wearables deportivos de Samsung, también se pueden integrar en el ecosistema de S Health, la aplicación que registrará y proveerá los datos y retos de manera más gráfica y productiva.

Frente a Samsung Gear Fit2 pierde el GPS, pero la libertad y la (ansiada) desconexión que ofrecen es mucho mayor. Cargar con tan sólo 6.3 gramos es la máxima comodidad disponible que existe a la hora de hacer deporte, y con 2 horas de música por sesión es difícil que Gear Icon X te deje tirado . Si se requiere llevar el smartphone, también pueden ir emparejados a terminales que cuenten con, al menos, Android 4.4 y 1.5 GB de RAM. Para transferir canciones, el proceso es tan sencillo como conectarlos al ordenador estando en su caja de transporte y carga, y copiar de manera clásica.

Volver a hacer deporte sin nada más, pero con todo lo que dejamos atrás. Es lo mejor que ofrecen los Samsung Gear Icon X, y es mucho.