Presentado por
Futuro

Cuando un smartphone de gama media se viste de gama alta

22/02/17 - 16:20

El Samsung Galaxy A5 (2017) supone la distinción menos clara que ha existido entre gama media, a la que por nombre pertenece, y alta, a la que por calidad y multitud de detalles aspira.

Cuando un smartphone de gama media se viste de gama alta

La gama alta es ese cielo que todos los fabricantes y modelos quieren asaltar desde posiciones más bajas, ya que esa consideración no sólo es una cuestión de precio, sino también de status y sensaciones en la mano y en el uso. Son pocos los que, incluso llamándose gama alta, logran transmitir la sensación de serlo. Por eso, que quien se llama gama media tenga tintes de gama alta es algo muy reseñable, y el Samsung Galaxy A5 (2017) no sólo tiene tintes, sino verdaderos beneficios donde rivaliza con una gama superior.

El primer aspecto en ofrecer esa sensación son los materiales y el cuerpo. Con ambas caras recubiertas de vidrio Gorillas Glass 4 ultra resistente al 80% de caídas, se siente muy premium y ergonómico, particularmente gracias a una parte trasera que ofrece un gran agarre por sus bordes redondeados en los laterales izquierdo y derecho. El metal de los cantos se integra a la perfección con la parte frontal y trasera, albergando una sólida botonera del mismo material para controlar el apagado, encendido y el volumen.

La pantalla, por su parte, también se encuentra al máximo nivel, con la tecnología SuperAMOLED como gran estandarte de innovación y vanguardia en el mercado. No sólo se disfrutará con ella de los colores más vivos y unos negros espectaculares, sino también de un brillo máximo de casi 600 nits, permitiendo al usuario una gran visibilidad en exteriores y rivalizando con lo mejor del mercado. No menos importante para ambientes oscuros y la comodidad de los ojos para leer en ellos es el brillo mínimo, y el panel del Galaxy A5 (2017) ofrece una de las cifras más pequeñas registradas: 1,8 nits. Nuestros ojos pueden pestañear tranquilos, y es que a ello se suma un filtro de luz azul que reduce la fatiga.

En la parte trasera y delantera encontramos, cómo no, una gran cámara con una apertura f1.9, con la que además de obtener mucha luz se pueden realizar grandes macros que desenfocarán el fondo ofreciendo una profundidad de campo sobresaliente. Gracias a sus 16 megapíxeles tanto en cámara frontal como delantera su nitidez es sobresaliente, tanto en escenas luminosas como en otras donde la iluminación natural es reducida, aspecto en que sus rivales suelen fallar estrepitosamente. Y enfoca muy rápido, por lo que hacer una foto es simplemente un acto de apuntar, disparar y guardar.

Su cuerpo también alberga algo sorprendente para su gama, resistencia IP68 frente al agua y al polvo, sin necesidad de tapar los orificios y los altavoces con incómodas fundas o tapitas. Según Samsung, puede sumergirse un metro y medio durante media hora sin sufrir daños, por lo que ante cualquier caída en líquidos, como la típica en la ducha o en cubos llenos de agua, el riesgo será cero. Tener tranquilidad al usar un smartphone es muy importante, y la resistencia al agua y el polvo garantiza eso exactamente.

Como modelos superiores, el Samsung Galaxy A5 (2017) tiene resistencia al agua.

No hay que olvidar un aspecto clave de su interior, y es que gracias a la unión de 3000 mAh de batería y un chip muy eficiente, el Samsung Galaxy A5 (2017) brinda, como el modelo de 2016, una de las mejores autonomías del mercado, por encima de muchos modelos de gama superior. Incluso en jornadas muy exigentes, el Galaxy A5 (2017) responderá con solvencia, y para el momento en que la batería se esté quedando sin energía, la carga rápida sacará de cualquier apuro.

Por último, el Samsung Galaxy A5 2017 tendrá pronto Samsung Pay, el sistema de pago móvil de la compañía ya disponible en España que es compatible con cualquier datáfono que soporte la tecnología contactless (NFC). Tan fácil como desbloquear, poner la huella dactilar en el lector del botón home y voilá, pago realizado.