Samsung Galaxy Z Flip

Galaxy Z Flip y el ecosistema Galaxy: cómo lograr mucho más, con menos esfuerzo

Desde tareas sencillas como reproducir la música en la televisión hasta conectar con tus seres queridos. Galaxy Z Flip, unido al ecosistema de Samsung Galaxy, te permitirá hacer muchas más cosas en tu día a día, con menos esfuerzo.

Presentado por
Logo de Samsung

Cada vez tenemos más dispositivos inteligentes a nuestro alrededor. Antes utilizábamos el ordenador, el móvil y poco más. Pero ahora tenemos smartphones, ordenadores, tablets, relojes inteligentes, altavoces, Smart TVs y mucho más.

Y para que todo este abanico de dispositivos juegue a nuestro favor, en lugar de enloquecernos, es importante que todos los productos se entiendan entre sí. Esto nos ayudará a ahorrar muchísimo tiempo y simplificar nuestra vida cotidiana. Por ello, Samsung ha desarrollado su propio ecosistema Galaxy, cuyo objetivo es precisamente ese: simplificar procesos y ayudarnos a hacer más cosas, con menos esfuerzo.

Galaxy Z Flip y ecosistema Galaxy, un combo perfecto

El Galaxy Z Flip, por ejemplo, permite hacer una videollamada mientras lo apoyas sobre una superficie. Como es plegable, la cámara te apunta directamente a ti, por lo que no tienes que agarrar el teléfono. De esta forma, tus manos quedan libres para hacer cualquier otra cosa mientras hablas con tus seres queridos.

En tu hogar también puedes crear rutinas con Bixby, que te permite automatizar todo tipo de procesos. Por ejemplo: puedes decirle a tu Galaxy Z Flip que, al llegar a casa, se abra la aplicación con la que controlas el hogar inteligente y así encender la calefacción (o el aire acondicionado, por supuesto). O también puedes programarlo para que, cuando abras YouTube, se active la rotación de pantalla.

¿Y qué sucede si vas caminando, escuchando música, y llegas a casa? Pues ahí, la función Music Shift te permitirá transferir la reproducción a la televisión para que no tengas que dejar de escuchar esa canción que venías tarareando por la calle.

Samsung Galaxy Z Flip

Otro ejemplo de las virtudes del ecosistema Galaxy son los Galaxy Buds, que se vinculan de forma automática con el móvil. Basta con abrir la caja para que funcionen. Y si te quedas sin batería, puedes ponerlos en la parte trasera del Galaxy para cargarlos de forma inalámbrica. Además, con el reloj Samsung Galaxy Watch y los Galaxy Buds puedes responder a tus mensajes y llamadas incluso si tu smartphone no está cerca.

Pero el reloj inteligente no es el único que nos permite contestar llamadas: con las opciones de sincronización entre dispositivos puedes contestar las llamadas desde la tablet Galaxy Tab. Y hablando de sincronizar, con Conexión a Windows también puedes compartir el portapapeles (es decir, copiar, cortar y pegar) entre tu PC y tu móvil, ver las fotos de tu smartphone sin conectarlo por cable o recibir notificaciones en el ordenador.

Todo esto, y mucho más, hace que tener dispositivos del ecosistema Galaxy tenga sentido.