Guía rápida para encontrar el monitor gaming perfecto

En el mundo gaming, la calidad no va siempre ligada a precios abusivos. Aquí tienes dos ejemplos de monitores que pueden satisfacer tus necesidades gamer.

Presentado por

Al igual que un buen piloto necesita un buen vehículo, un buen gamer necesita un buen monitor. Aunque en un primer momento, la mayoría de personas pueda pensar que en el mundo gaming, calidad es sinónimo de precios muy muy altos, no tiene porqué ser siempre así. Si se sabe dónde buscar, se pueden encontrar buenos productos a precios más que aceptables.

Pero, ¿qué tenemos que tener en cuenta a la hora de comprar un monitor gaming? En primer lugar, hay que tener en cuenta el tamaño y la resolución del monitor que buscamos. Como en la mayoría de los casos, si es grande, es mejor. Por eso el monitor ideal que elijas debe ir desde las 24” a las 27”. Sobre todo si no necesitas depender de un teclado y un ratón y quieres jugar a una distancia mayor, por ejemplo desde el sofá.

En cuanto a resolución, debes partir de 1920x1080 (FullHD). Con eso tienes de sobra para disfrutar de una buena experiencia, con imágenes nítidas y de calidad.

Entrando ya en materia un poco más técnica, otros de los aspectos que tienes que tener en cuenta es el tiempo de respuesta y la tasa de refresco. Con un tiempo de respuesta bajo, la transición entre imágenes se realiza de una manera más fluida y rápida. Los monitores habituales ofrecen una velocidad de respuesta de 2 ms. Si es de 1ms, es mucho mejor.

En cuanto a la tiempo de refresco, hace referencia al número de imágenes que muestra por segundo. Volviendo otra vez a los monitores convencionales, está en torno a los 140hz, y ayudan a que veamos todo de manera más nítida.

Si estás buscando un monitor que cumpla todos estos requisitos, aquí te dejamos un par de propuestas de Ozone gaming, una empresa especializada en periféricos gaming con buenas prestaciones y precios ajustados para ofrecer la mejor experiencia de juego.

Ozone DSP24 209 euros

Por poco más de 200 euros tenemos un monitor de 24 pulgadas, con retroiluminación LED y un diseño con marcos muy finos, ideal para que no entorpezca la visión si queremos juntarlo a otros monitores y aprovechar mejor el espacio.

En cuanto a tecnología, tiene una resolución Full HD, un tiempo de respuesta de tan sólo 1ms y 144Hz de frecuencia de refresco por lo que podremos reaccionar en tiempo real y no sufriremos del temido tearing o imagen borrosa. Esto se ve reforzado aún más por la tecnología FreeSync, que sincroniza al máximo las imágenes que genera la gráfica con las que muestra el monitor.

En cuanto a entradas, incorpora una para HDMI, un DisplayPort 1.2 y una entrada de audio.

Para mejorar su ergonomía, su base se puede regular en altura y se puede girar, rotar e incluso inclinar.

Ozone DSP27 - 299 euros

Si lo que está buscando es algo con dimensiones mayores, Ozone también cuenta con el modelo de 27”, DSP27, con características similares al modelo de 24” pero que mejora aún más la experiencia de usuario gracias a su gran formato.

En concreto, también cuenta con una pantalla Full HD, retroiluminación LED y una tasa de tiempo de respuesta de 1ms y 144Hz de frecuencia de refresco.

Otra de las diferencias con el modelo de 24 pulgadas son sus puertos de entrada. En este caso cuenta con tres entradas HDMI, un DisplayPort 1.2 y entrada de audio.

Además, al igual que el modelo de 24”, incluye el sistema internacional VESA para anclarlo a la pared. Y para que el efecto estético sea mejor, incluye un soporte para la gestión del cableado.