El diseño y el alto rendimiento en los mejores PC gaming del mercado

La nueva generación de jugadores exigen PC Gamers en los que el diseño sea una parte fundamental de la hoja de especificaciones y un abanico de opciones cuya versatilidad sea una ventana al futuro.

Presentado por

Los PC gaming se han convertido en una de las alternativas más valoradas por los jugadores por su versatilidad. Tener un máquina potente para juegos también permite ir un paso más allá en el trabajo y en las tareas del día a día. A día de hoy, un PC gaming es más que una máquina de videojuegos, por lo que los estándares ahora están un paso por delante.

Y de la misma forma que el usuario ya no se conforma solo con jugar, la versatilidad y el diseño son dos de los elementos que de un tiempo a esta parte se han convertido en puntos fundamentales a la hora de elegir un PC: tener la posibilidad de jugar en un equipo de alto rendimiento, que mueva los juegos más exigentes y novedosos, no puede estar reñido con un diseño impactante que luzca igual que su desempeño.

Por ello, cada vez más usuarios están buscando un equipo que ofrezca un diseño y una versatilidad a la par de una potencia extra que permita correr las últimas novedades de los videojuegos sin tener que hacer ningún sacrificio en estos puntos tan relevantes.

El diseño no tiene por qué ser solo bonito, también funcional. Las últimas tendencias de la industria apuntan a equipos altamente polivalentes, fácilmente manipulables por el usuario y en los que el diseño permita acceder a todos los componentes, abra la puerta a futuras ampliaciones y que vaya en conjunción con el resto de elementos.

En definitiva, una apuesta versátil de la que presumir en el escritorio, y que no rompa la funcionalidad a favor de la estética. Todo este concepto parte de una pauta fundamental: que las especificaciones técnicas acompañen al resto de los elementos de un equipo frente al que el usuario va a pasar bastantes horas.

Especificaciones tan vanguardistas como el diseño

Vista la importancia que ha tomado la versatilidad y el diseño en los últimos años, los componentes no iban a ser menos. Una PC gaming además de funcional y versátil tiene que ser potente, por lo que el abanico de componentes que lleve en su interior determinará la experiencia del conjunto.

Con videojuegos cada vez más ricos en gráficos y más exigentes en potencia, de la mano del 4K y el HDR, los jugadores tienen que tener a su disposición una lista de componentes que cumpla de sobra con lo que exigen sus juegos favoritos. Lógicamente, al igual que el diseño, el abanico de opciones que ofrece el hardware permite poner sobre la mesa PCs totalmente personales y adaptados a las necesidad de cada jugador.

Desde aquellos que buscan experiencias inmersivas en juegos de aventura con gran carga poligonal o los más competitivos jugadores de FPS y Battle Royale, en los que cada frame cuenta, tiene que tener a su disposición diferentes configuraciones que permitan maximizar sus horas de ocio.

Equipos como los OMEN 25L y 30L y sus diferentes opciones de personalización, tanto en diseño como en especificaciones, pueden suplir con creces todas las exigencias de los jugadores más competitivos. Ambos equipos permiten montar configuraciones personalizadas combinando lo último del mercado de Intel o AMD con las últimas GPUs de Nvidia o AMD Radeon, adaptando el equipo a las necesidades de cada momento.

¿Necesitas un equipo para jugar a lo último en 4K y a la vez hacer streaming en Twitch de tus sesiones? Entonces tendrás que optar por configuraciones de alto rendimiento como las que son capaces de ofrecer equipos que combinen componentes como un Intel Core i9-10900K con una NVIDIA RTX 2080 Ti o la alternativa de AMD con sus Ryzen 9 y las GPU Radeon RX.

¿Quieres algo más sencillo para jugar a lo último sin necesidad montar los componentes de mayor coste y consumo? También hay opciones más económicas en cuanto a especificaciones para cada tipo de jugador y para cada tipo de juego.

No obstante, una de las opciones más interesantes de estos nuevos OMEN 25L y 30L es que, aunque el jugador elija configuraciones más o menos potentes, su hoja de especificaciones no cambia el resto de los elementos. Todos los jugadores se beneficiarán de esos avances en diseño y versatilidad, independientemente de lo que lleve el interior del equipo.

Desde el bisel frontal de vidrio templado y un panel lateral de vidrio del 30L a las opciones de personalización RGB de ambos modelos, todos los jugadores tienen a su alcance varias opciones de especificaciones técnicas pero compartiendo el mismo diseño y la misma funcionalidad.

Los dos equipos permiten acceder de forma sencilla a los componentes sin necesidad de herramientas, ofrecen opciones de ampliación de cara al futuro y un mayor abanico de componentes para complementar el resto de componentes vitales del equipo.

Cooler Master, WD Black de Western Digital y opciones ampliadas de HyperX, son algunas de las marcas de renombre que montan componentes de los nuevos OMEN que permiten ampliar las opciones de personalización y las especificaciones estos PC gaming de alto rendimiento, y que unen a Intel o AMD para ofrecer una experiencia lo más personal y más potente de las disponibles en el mercado altamente competitivo del videojuego. Desde grandes sistemas de ventilación con RGB hasta sofisticadas configuraciones con refrigeración líquida para el jugador más exigente.

Máxima personalización y opciones de configuración

Ahora que el jugador tiene a su disposición un equipo adaptado a sus especificaciones, con un diseño a la altura de sus exigencias y una gran versatilidad para acceder a los componentes, otro de los aspectos fundamentales es la personalización.

Y en un ambiente tan cambiante como el de los videojuegos, los jugadores se caracterizan por querer personalizar cada uno de los aspectos de su equipo, sobre todo en lo que a aspecto se refiere. No todos los equipos gaming ofrecen opciones sencillas para cambiar la iluminación RGB o para adaptar la potencia de la refrigeración a cada situación.

En la mayoría de las ocasiones hay que recurrir a configuraciones complejas de la BIOS o jugar con las entrañas de software del equipo, algo que no es recomendable si el usuario no tiene conocimientos suficientes. Y como decíamos al principio, uno de los epicentros del diseño es que sea sencillo y funcional, por lo que este aspecto tiene que ser uno de los puntos fundamentales un PC gaming de última generación.

Por ello, contar con un software que permita cambiar de forma accesible y sencilla la configuración del equipo es uno de los grandes valores añadidos que podemos encontrar en los nuevos OMEN.

Desde editar valores del sistema, cambiar la iluminación RGB -para que, por ejemplo, esté en conjunción con el fondo de escritorio- o aumentar la intensidad de la refrigeración para esos momentos más exigentes, son algunas de las opciones de personalización que los OMEN incluyen en los 25L y 30L.

A través de un panel de configuración llamado OMEN Command Center, el usuario puede elegir entre un abanico de opciones para iluminar, comprobar de un vistazo el comportamiento de la GPU y la CPU, llevar un control de la temperatura… todo con un enfoque sencillo y accesible, independientemente del nivel de conocimientos del usuarios y sin poner en peligro ningún aspecto vital del equipo.