Presentado por
Futuro

moto g5s, el gama media que no teme a la gama alta

- Ene 4, 2018 - 11:15 (CET)

Hay terminales que no necesitan presentación. La gama media lleva años con un protagonista principal: la familia moto g. Ahora, con el moto g5s, revalida el título de superventas de los terminales en torno a los 200 euros.

Cuando hay que comprar un móvil, existen dos tipos de usuarios: los que lo tienen claro y no les importa gastar grandes cantidades de dinero por el último móvil del mercado y los que no quieren gastar mucho dinero pero que no quieren renunciar a algunas funciones que se han vuelto indispensables en la vida de todo el mundo.

Dentro del segundo grupo, la gama media de teléfonos es una excelente opción, sin embargo implica la necesidad de hacer un análisis previo antes de adquirir un terminal ya que existen numerosas diferencias entre ellos. Quizá, dos de los aspectos que más importancia dan los usuarios a su futuro teléfono son la cámara y la batería. Una cámara con la que poder sacar fotografías más que aceptables y una batería que no les exija tener que vivir con la preocupación constante de tener un enchufe cerca.

Motorola y su gama g ha sabido hacerse un hueco en la clase media de terminales. moto g5s se encuadra en este grupo por su precio, pero por especificaciones bien podría rivalizar con muchos gamas altas.

Con respecto a su antecesor, moto g5s ha sabido evolucionar y adaptarse a las necesidades actuales de los usuarios, mejorando en muchos aspectos pero sin perder la esencia de la gama moto g. Para empezar, dejamos atrás la pantalla de 5 pulgadas del modelo anterior y nos vamos hasta las 5,2 pulgadas con una resolución FullHD. Un cambio que sin duda agradecerán todos aquellos que utilizan su teléfono para reproducir contenido multimedia. Para evitar las rayaduras ocasionales del uso diario, la pantalla del moto moto g5s cubierta con Gorilla Glass 3.

Si echamos un vistazo a su aspecto exterior, su diseño metálico, realizado a partir de una sóla pieza, da como resultado un terminal cómodo de sujetar.

En la parte frontal tenemos el ya habitual lector de huella dactilar con el que el usuario podrá, desde desbloquear su teléfono, hasta realizar pagos móviles. Basta con registrar la huella y poder acceder al teléfono de una manera rápida y sencilla.

En la parte trasera del terminal vemos su sensor de 16MP. A diferencia de moto g5s plus, este modelo sólo tiene una cámara, pero que con la apertura 2.0 y el modo HDR resulta más que suficiente para sacar fotos con buenos resultados. La cámara frontal tiene 5MP, perfecta para conseguir selfies de calidad.

Si nos fijamos en su interior, empezamos por una batería de 3.000 mAh con el que superar de manera holgada el día de uso. En caso de tener que cargar nuestra batería en poco tiempo, el sistema de carga rápida y el cargador TurboPower ofrecen hasta el cincuenta por ciento de la batería en poco más de media hora.

Otro de los saltos que ha dado moto g5s se encuentra en su rendimiento, pasando de los 2 a los 3GB de RAM. Para almacenar todos los archivos, cuenta con 32GB de almacenamiento interno, que pueden ser ampliados hasta los 128GB a través de tarjeta Micro SD.

En el uso diario, destacan las Acciones moto con la que, tras descargar la aplicación, el usuario podrá interactuar con su teléfono de una manera más sencilla. Por ejemplo, agitar dos veces el terminal para encender o apagar la linterna o girarlo dos veces para que salte la cámara.

En cuanto a sistema operativo, como es habitual moto g5s lleva Android casi puro (sin apenas personalización), en esta ocasión con la versión Android 7.1 actualizable a Android 8.0 Oreo.

moto g5s, que está disponible en colores gris y oro, es la respuesta perfecta a todas aquellas personas que no están dispuestas a gastarse grandes cantidades de dinero pero que tampoco quieren renunciar a una magnífica experiencia móvil.