Presentado por
Mobile

Moto E³, el nuevo paso de la gama de entrada por debajo de los 100 euros

7/03/17 - 18:27

La gama de entrada pisa cada vez más el acelerador.

Fue en las navidades 2013-2014 las que marcaron el mayor punto de inflexión gracias a un muchacho nuevo en la ciudad llamado Moto G. Por primera vez, un smartphone de bajo coste (menos de 200 euros en España) llegaba sin frustrar al usuario, sin carencias de peso. Simplemente, era un terminal limitado por su precio, pero completamente satisfactorio. Y hasta entonces, algo así era un rara avis.

La apuesta continuó con el primer Moto E en 2014, bajando aún más el precio para ofrecer una experiencia sólida para todos los bolsillos. Y de aquel primer modelo se fue iterando hasta llegar al día de hoy, hasta llegar al Moto E³ de Lenovo. El terminal perfecto para dar continuidad al original en un contexto en el que el precio es más importante que nunca, pero ya no se está dispuesto a renunciar a una buena experiencia de usuario.

El Moto E³ se puede encontrar en las tiendas por 99 euros, es decir, por debajo de la barrera psicológica de los 100 euros. Menos del centenar a cambio de cámaras de 8 y 5 megapíxeles, procesador de cuatro núcleos, 1 GB de RAM, y resistencia a las salpicaduras de agua. Todo con una autonomía a un nivel muy superior al que podría sugerirnos su precio, y Android prácticamente limpio, con una capa de personalización mínima con añadidos realmente útiles. En otras palabras: un ejemplo de cómo la gama de entrada pisa cada vez más el acelerador.

Casi 1.500 millones de smartphones fueron vendidos durante 2016. El mercado, aunque sigue en auge, se ha ido estabilizando en los últimos años y el crecimiento es cada vez más estable. La tendencia en este negocio es muy clara: los smartphones son cada vez más baratos, sobre todo si nos atenemos a sus precios medios de venta.

Los tiempos en los que los precios estaban en torno a los cuatrocientos dólares quedaron muy atrás, y ahora los precios ya están por debajo de los trescientos dólares, y la previsión para los próximos años es de una bajada aún mayor, con precios promedio cada vez más cercanos a los doscientos dólares.