¿Cómo puede una multinacional ayudar a reducir el plástico en los océanos?

  • Detrás de la inversión en I+D de una gran compañía a la hora de desarrollar un producto no sólo se encuentra mejorar las ventas.

  • Cuando compramos un producto no original, también contaminan ya que se realizan con materiales no respetuosos con el medio ambiente.

Presentado por

Según fuentes de la ONU, más de ocho millones de toneladas de plástico acaban cada año en los océanos de todo el mundo. Para hacernos una idea, sólo el plástico que se encuentra en el océano Pacífico sería similar a tres veces la superficie de Francia. Para entender esta cifra, es necesario poner un poco de contexto: cada minuto se compran un millón de botellas de plástico y se usan 500.000 millones de bolsas a nivel mundial.

Desgraciadamente, una cantidad elevada de todo ese plástico no se recicla todavía, y la mayoría de los desechos acaban arrojados al océano, poniendo en peligro no sólo la fauna y flora marina, sino también amenazando a los habitantes de todo el planeta.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que no todo el plástico que se fabrica es igual. En los últimos años hemos visto como importantes compañías han llevado a cabo iniciativas con un doble objetivo: por un lado fabricar un plástico menos agresivo con el medio ambiente y, por otro, reutilizar los envases que ya no sirven.

Ese podría ser uno de los motivos por los cuales el consumidor debería pensarse dos veces comprar un producto no original frente a uno original. Su decisión también tiene un impacto importante en el medio ambiente.

Las últimas iniciativas de algunas de las empresas más importantes a nivel mundial están destinadas a dar una segunda oportunidad a todo ese plástico que sobra. Adidas, por ejemplo, diseñó una camiseta con plástico reutilizado como material.

Pero no es la única. La norteamericana HP reutiliza los cartuchos de tinta y tóner agotados y los incluyen en el proceso de creación de los nuevos. Además, tras realizar una importante inversión en I+D, ha sido capaz de conseguir que el 80 % de sus cartuchos de tinta y el 100 % de los cartuchos de tóner HP LaserJet se fabrican con plástico reciclado de «ciclo cerrado».

Este proceso resulta fundamental si tenemos en cuenta la cantidad de consumibles que se venden. Si la vida útil de una impresora son 10 años, y un cartucho puede durar un año de media, cada usuario de impresoras puede producir hasta 10 cartuchos. Si estos productos no son originales y, por lo tanto, no respetuosos con el medio ambiente, su impacto es demoledor.

90 millones de kilos de plástico convertidos en cartuchos

Para mejorar la delicada situación que vive nuestro planeta debido a la gran cantidad de plástico, HP creó un programa de devolución y reciclaje de sus cartuchos originales llamado HP Planet Partners. Gracias a este proyecto, desde el año 2000 se han empleado más de 90 millones de kilos de plástico en la fabricación de nuevos cartuchos de tinta y tóner HP. Para visualizar lo que esto significa, esa cantidad sería similar a 5000 semiremolques. Todo ello vertido al océano.

Una vez que se recogen los cartuchos que recoge HP Planet Partners se combina con otros materiales recogidos y pasan por un proceso de reciclaje más exhaustivo donde se mejora para ser utilizado como materia prima en los nuevos cartuchos de tinta y tóner

Además, dentro de su iniciativa de ayuda a algunos de los países más afectados por la contaminación, HP anunció hace pocas semanas que ya están siendo recicladas 12 millones de botellas de plástico recogidas en Haití, y convertidas posteriormente en nuevos cartuchos de tinta originales HP. Esto representa 250 toneladas de plástico que no se desechará en el mar Caribe.