La necesidad de concienciar a los jóvenes de los peligros al volante

Un año más el programa ‘Ford, Conduce tu Vida’ enseñó a los conductores más jóvenes el peligro que suponen las drogas y el alcohol al volante.

Presentado por
ford logo

Luchar contra los accidentes de tráfico entre los conductores más jóvenes es una tarea complicada y por ello cada año Ford ofrece cursos de conducción gratuitos bajo el programa ‘Ford, Conduce tu Vida’, una iniciativa que ya acumula cuatro convocatorias, contando la presente y que ha servido para formar en España a unos 2.000 jóvenes conductores de entre 18 y 24 años. La última edición se ha celebrado los pasados días 3 a 8 de junio en Alcobendas, Madrid.

Los cursos de ‘Ford, Conduce tu Vida’ cuentan con diferentes módulos de trabajo, en los que los jóvenes aprenden desde cómo detectar riesgos al volante a gestionar la velocidad y la distancia. El programa incide también en el peligro derivado de las distracciones al volante por el uso del teléfono móvil, especialmente del uso de redes sociales, envío de mensajes de texto o hacerse selfies. Y todo esto sin olvidarse de la concienciación sobre el peligro del alcohol y las drogas en la conducción.

Este programa se realiza a nivel internacional. 13.500 conductores jóvenes ya han participado.
La formación, que se realiza en un entorno seguro, permite a los jóvenes aumentar su nivel de conocimientos técnicos sobre los vehículos, probar las últimas tecnologías de seguridad, como el Active City Stop, prácticas la frenada de emergencia, conocer cómo reconducir el vehículo en caso de pérdida de control, etc. a lo largo de diferentes pruebas en condiciones cambiantes. Una de las partes más curiosas es cuando los participantes pueden experimentar gracias a la utilización de un traje y gafas especiales los efectos de la embriaguez y el consumo de drogas.

Ford, Conduce tu Vida
Ford, Conduce tu Vida

En los cursos de ‘Ford, Conduce tu Vida’, los participantes también pueden sentir lo que sucede, por ejemplo, cuando conduces habiéndote tomado varias copas gracias a un traje que simula el efecto de la embriaguez. Este traje, que cuenta con lastres y limitación para los movimientos, va equipado de unas gafas especiales con las que conducir se convierte en una tarea casi imposible. Esta prueba es una de las más llamativas porque permite conocer realmente cómo conducimos cuando tomamos varias copas y el peligro que ello supone porque estos cursos no solo es mejorar en la conducción de forma técnica sino mental.

Los cursos de la edición de este año ya han finalizado, pero para estar informado sobre las futuras convocatorias se pueden dejar los datos de contacto aquí. El programa además cuenta con una academia online abierta a todos los usuarios de Internet.